Autora del mes: Ana Álvarez

Autora del mes: Ana Álvarez

martes, 27 de mayo de 2014

ENTREVISTA A JOSE DE LA ROSA



Hola a todas nuestras Locas del Romance. El día de hoy nos encontramos muy emocionadas y entusiasmadas con esta entrevista.
Si, sabemos que siempre nos emocionamos con nuestras invitadas, pues es un agasajo tenerlas aquí. Sin embargo, la persona que en breve vamos a entrevistar es toda una eminencia en cuanto a escribir romántica se trata.
Hablamos de José de la Rosa, un autor sevillano, con un carácter alegre y vivaz. ¿Un autor? Cómo lo están leyendo. Y es que los chicos también tienen voz en este género que tanto adoramos, además que no es cualquier escritor. Estamos hablando de una persona que no sólo está preparada.

Como ya habíamos mencionado es toda una eminencia a la hora de escribir. Ya que él ha escrito un libro para todas las que estamos comenzando en este mundo de escritura romántica. La guía que José nos ofrece, es tan completa que es difícil perderse.
Por esto y porque además es encantador hemos decidido que tienen que conocerlo. Después de todo es uno de nuestros premiados en los PREMIOS DE LAS LOCAS DEL ROMANCE.
Venir con nosotras en estos días de mayo. Vamos a pillarlo cerca del Guadalquivir, aprovechando este delicioso calor, disfrutando de un rico sorbete de limón.
Y ahí está. Como siempre con esa sonrisa franca y alegre. Esperemos que no note lo nerviosas que estamos.

Hola José de la Rosa. Por fin estamos aquí contigo. Listas para atiborrarte de preguntas. Si alguna de ellas te incomoda, siéntete libre de pasarla por alto y disculparnos.
Aclarados estos puntos y agradeciéndote tu presencia en este pequeño rincón nuestro del ciberespacio, comenzamos (con tu permiso) la entrevista.
LR. José, antes de comenzar directamente friéndote a preguntas sobre tu obra, cuéntanos algo más sobre ti. Para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres? ¿Cómo surgió la idea de tus pseudónimos? ¿Tienen algún significado especial?
J.RLo primero daros las gracias por buscar un hueco para hablar conmigo. Gracias chicas, y gracias a todas vuestras seguidoras y seguidores que son muchos y yo entre ellos.
¿Sabes lo difícil que es hablar de uno mismo? (jeje). Aunque no te lo creas mi verdadero nombre es José de la Rosa. Muy literario, ¿verdad? Con ese nombre (cuando estudiaba EGB y pasaban lista era José Rosa De La) uno no puede buscar un seudónimo si va a escribir novela romántica (jeje). Nací en Sevilla, aunque como mi único vicio confesable es viajar me considero ciudadano del mundo. Donde hay algo que aprender, buena gente y algo bello que admirar, pues de allí soy yo. Por lo demás soy un tipo de lo más normal, que quiere a la gente que le rodea, busca hueco donde no lo hay para leer un poco y me levanto a las seis de la mañana para escribir… ¿normal?.. Jajaja.
.
L.R. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos ver al hombre que se oculta tras el pseudónimo y su obra. Pero así entre nosotros, ¿cuál es tu color favorito?
J.R Sin duda el amarillo. Es el color de la luz. ¿Sabes ese momento del mes de octubre, cuando atardece y las paredes blancas de las casas adquieren ese color? Pues eso. El amarillo. Sin duda.
L.R. ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música especifica?
J.R Esto no debería contártelo pero cuando me pongo a escribir soy un poco maniático. No puedo leer o visionar nada que me descentre del tema de la novela. Por ejemplo, mientras escribía «Siete razones para no enamorarse» escuchaba a Diana Krall… y la escuché durante tres meses solo a ella. Al día de hoy… te odio Diana…jajaja

L.R. ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?
J.R En música me pasa como en literatura, lo devoro todo. No creo en los filtros, en aquello de «esto es buena literatura y esto es mala». Me fascina tanto Pablo Gutiérrez como Preston Child. Creo que hay que leerlo todo y creo que hay que escucharlo todo dependiendo del estado emocional y espiritual de cada instante. ¿Dos temas que creo que encajan con mi forma de ver el mundo? Allá van: «Ain't no mountain high enough» de Marvin Gaye y «fantastic Shine» de Love of lesbian.
L.R. ¿Cómo te describirías a ti mismo?
J.R Un atractivísimo autor de novela romántica ¿no?…  jajaja… es broma ¿eh? Una vez oí (no sé si es cierto) que Montero Glez decía tener el mejor cuerpo de la literatura española…jajaja… la cruda verdad es que soy un cuarentón con barba. Tú ya me ves. Un tipo de lo más normal que piensa que el mundo puede ser mejor si conseguimos que los demás se sientan bien. En mi caso intento hacerlo escribiendo historias de amor. 
L.R. ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen? 
J.R Oye, esto no vale. Qué pregunta más difícil. Y sin poder llamar a mi psicólogo…jajaja…. Te voy a contestar a ver qué sale. Como defectos, que son los que antes me viene a la cabeza; mi impaciencia, mi facilidad para apuntarme al primer lio que me propongan, mi mal humor cuando algo estoy demasiado concentrado y me interrumpen. Como virtudes…uf… creo que soy bueno ayudando a los demás en lo que puedo, me parece que soy bastante constante con aquello a lo que me comprometo, y pienso que puedo dar un buen consejo a un amigo sin meterme en lo que no me importa.
L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste?  
J.R Por supuesto. Yo estudie audiovisuales que como verás no se parece en nada a lo que me dedico. Pero es que descubrí más tarde que mi verdadera vocación eran los libros y todo lo que tuviera que ver con ellos. 
L.R. ¿Dónde te formaste?
J.R He hecho toda mi formación académica en Sevilla, menos algunos tramos formativos puntuales.
L.R. ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?
J.R Sí, por supuesto. Esto que te voy a decir quizá siente mal, pero entiendo que estamos haciendo una entrevista para ser sinceros. Soy de la opinión de que a escribir, como cualquier otro oficio, se aprende. Diferente es el genio que tiene un don especial, como el ebanista que es capaz de hacer un mueble maravilloso o el compositor que puede conmovernos con dos acorde mágicos. Pero independientemente de eso, cualquiera de nosotros podemos aprender a ser ebanistas con más o menos pericia, o compositores con mayor o menor acierto. Y por supuesto escritores. Por eso mismo me empecé a formarme desde muy joven y aún lo hago.

L.R. Hablando sobre tu trabajo  de escritor, imaginamos que un libro no se escribe en un momento, ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura romántica? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?
J.R ¿Ves   como ya estoy un poco más serio? Pues bien, ¿Sabes que los escritores somos de los especímenes más raros de la naturaleza? Te cuento las mías si me prometes que no lo vas a decir por ahí. Para empezar soy incapaz de escribir en los meses de invierno, por lo que empiezo a teclear en abril cuando cambian la hora y suelto el teclado en octubre cuando vuelve a anochecer a las seis. Así que en los meses oscuros me dedico a maquinar, a pensar argumentos, a buscar personajes, a localizar escenarios.
Soy una autor de mapa. Tampoco empiezo a escribir hasta que no tengo claro qué va a suceder en cada capítulo, en cada escena, en cada página. Todo esto lo hago en tarjetas y después en folios que pego en la pared de mi salón. ¿Has visto la serie «Mentes criminales»? Pues vivo en un apartamento de 53 metros y mi salón se parece mucho a los tablones con asesinatos que aparecen allí, así que debo dar una imagen de sicópata a mis vecinos….
 L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de José de la Rosa ¿Cómo es? ¿A qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir o sueles alternarlo con investigación y algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?
J.R Soy madrugador por naturaleza, no me cuesta ningún esfuerzo levantarme temprano lo que no es un mérito, así que a las seis estoy en planta con los ojos como platos. Algunas amigas se estarán riendo al leer esto porque lo primero que suelo hacer es contestar a los email ¿vedad Loli, Olivia? Tras prepararme una tetera me pongo a escribir hasta las ocho que es cuando lo dejo para sumergirme en la vida normal. Por la tarde suelo corregir lo que he escrito por la mañana. Investigo y diseño la novela en invierno y escribo en verano. En total suelo dedicar unas cuatro horas diarias a escribir, corregir o a diseñar. Que por supuesto son horas robadas a tu familia, tus amigos, etc. con este ritmo puedo trabajar en un par de obras al año. No doy para más a menos que me toque la lotería.
Sobre lo de qué hay de mí en cada obra…pienso que en mis novelas está mi vida. Me explico, no es que yo tenga ni de lejos algo parecido a la vida fascinante de mis personajes, sino que nunca escribo de lugares que no conozco, o de personas con las que no me haya encontrado (aunque sea de forma fílmica o virtual), o de conflictos que no haya oído, visto o vivido. Creo que mi vida está ahí por eso. Te cuento una anécdota. Repasando la novela que estoy escribiendo ahora mismo de pronto me dije «Joder, Jose, este personaje es tu amiga tal» y te aseguro que no lo había racionalizado, mi subconsciente había tirado de la información que tenía sobre ella para construir un perfil. ¿Cómo te quedas?
L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?
J.R No tengo una imagen clara porque leo desde siempre. En mi casa la afición lectora viene por vía femenina (quizá por eso mi pasión por la romántica) y leemos mucho todos los hermanos y lo han heredado los sobrinos. Leo mucho desde que recuerdo. De hecho no recuerdo un solo día de mi vida en el que no haya leído. Yo empecé a leer con libros de adulto, de hecho no creo demasiado en la clasificación por edades para la lectura. Con nueve años me leí «Fausto» de Goethe y con diez «La cartuja de Palma» de Stendhal, dos libros que me marcaron a fuego y que me prepararon para ser adulto. Pero a la vez leía a «Mortadelo y Filemón» y «El libro de la selva». Insisto en que hay que leerlo todo. Sin prejuicios. No creo en esa paradigmática idea de los «lectores evolucionados». Hay que leer a Mario Bellatin y a Lisa Kleypas. Así lo veo yo. Llenan dos parcelas diferentes del alma.
L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti la mujer ideal?
J.R Creo profundamente en el amor romántico y estoy seguro de que es alguien que no esperas y te enamora. No creo que haya un perfil preconcebido. El amor no se elige, te salta. En mis novelas el amor llega de pronto, sin previo aviso. Porque te enamoras de quien menos esperas. Y es que creo que es así. 
L.R. ¿De qué forma esperarías que te conquistaran?

J.R Oye, ya me conquistaron y no voy a decir como…jajaja
L.R. ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él?
J.R Aunque me encanta el cine no me ha influido a la hora de ver el amor. Ha sido más la literatura. Goethe, Stendhal, Hugo, Austen, los clásico básicamente porque fueron a los primeros que tuve acceso.
L.R. Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya?
J.R Sí, hace muchos años.  
L.R. ¿Tiene hermanos? (jajajaja)
J.R jajaja. No te voy a contar nada más de mi vida privada, que me matan.
(Egoista. Chicas lo intentamos, pero no soltó información)
L.R. Imaginamos que como escritor de romance, en primer lugar y antes de decantarte por este género, fuiste ávido lector de autores ya consagrados. Dinos ¿alguna autora o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir novela romántica y no novela negra, fantástica o histórica (o cualquier otro género)?
J.R Pues sí. Como te dije antes mis primeras novelas no fueron románticas (miento, la primera, primera, sí. Pero nunca la publiqué). Incluso tengo alguna experimental realmente mala que nunca saldrá de mi cajón. En cuanto a romántica me engancharon las novelas que veía en casa y que leía cuando me aburría en las largas tarde de verano como Margaret Michell, Kathleen Windsor, o Danielle Steel. También Corín Tellado y Barbara Cartland, pero no eran de mis preferidas.
L.R. ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)?

J.R Ufff…qué difícil. En literatura en general sin duda las «Meroires» del duque se Saint Simon. Es mi libro de cabecera y las leo todas las noches (tengo una edición extractada en tres volúmenes). También la obra de Rimbaud, a quien considero el mayor genio literario de todos los tiempos. En novela romántica podría decirte muchas: «Paraíso robado» de McNaught, «Sueño contigo» de Kleypas. «Marlene», de Bonelli… pero si he de quedarme con una ésta es «Orgullo y prejuicio» de Austen.   
L.R. ¿Hay algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano?  
J.R Ninguno. Lo leo todo. Hasta las páginas amarillas….jajaja
¿Y en novela romántica, algún subgénero que digas "esto no es para mí"?
J.R También suelo leerlo todo aunque la novela sentimental no es mi preferida.
L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritor, lo que a día de hoy es tu obra publicada. Sabemos que has publicado con HARLEQUIN, Siete razones para no enamorarse (libro que nos enganchó, llevándonos a leer sin parar hasta la última página), Pero antes de todo esto, antes de decidir publicar tu primer "libro (y permítenos que lo llamemos así) de verdad" ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de José de la rosa? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?
J.R Ya sabes que antes de decidirme a hincarle el diente en serio a la novela romántica había publicado dos novelas centradas en el thriller de aventuras; la primera «La clave Agrippa» que editó RD Editores y la segunda «Vampiro» que publicó en dos ediciones distintas el Grupo Santillana, la segunda en Punto de Lectura. También había publicado manuales sobre técnicas narrativas, colecciones de cuentos, y alguna participación en antologías poéticas. Me daba pudor acercarme a la narrativa romántica porque le tenía demasiado respeto. ¿Sería capaz de conmover a un lector? ¿Sería capaz de transmitir el amor en una novela? Lo veía un reto muy importante. Había escrito una novela romántica hacía años, la que comentaba antes, y no me gustaba. Solo lo llevé a cabo cuando estuve seguro de que podía hacerlo. Espero haberlo hecho medianamente bien.
L. R. ¿Cuál fue tu primera novela y cómo surgió la idea?  
J.R Fue precisamente esa novela romántica que no he vuelto a leer desde entonces. ¿Veinte años puede hacer? Pues perfectamente. Contaba la historia de una venganza. Una familia que había arruinado la vida de otra y una mujer que decide vengar a sus ancestros con la mala suerte de que el gachó al que tiene que destruir… ya sabemos qué iba a pasar, ¿no?¿
L.R. Cuánto tardaste en terminarla?  
J.R Un año. Fue tremendo…y con máquina de escribir porque no había ordenadores (o yo no tenía). No sabes lo que admiro desde entonces a los autores del siglo XX, sobre todo a la hora de corregir.
L.R. ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza?
J.R Todos y ninguno. La verdad es que cada uno es un reto. Como dedico mucho tiempo a diseñarlos me peleo con ellos antes de que empiecen a circular por la novela. ¿
L.R. Cuál es tu escena preferida?
J.R La acabo de escribir hoy. Un tipo quiere demostrarle a su chica que la ama y decide regalarle flores. Es una conversación con el dependiente de la floristería sobre qué plantas pueden transmitir qué sentimientos.


L. R. Llegamos a tu libro estrella, SIETE RAZONES PARA NO ENAMORARSE, con el que finalmente conseguiste el sueño de ser AUTOR ROMANTICO publicado con editorial  de este género . Un gran libro que ya está entre nuestros favoritos. ¿Cómo se siente uno al recibir la noticia de que tu hijo abandona el nido y nada más y nada menos que de mano de HARLEQUIN?

J.R Fui, soy feliz, porque además es una editorial que sabe hacer las cosas, y con una editora, Mª Eugenia Rivera, de trato fácil, cercano y profesional. Cuando vi que Harlequin, la editorial más grande del mundo dedicada a la novela romántica,  hacía una apuesta tan decidida por autores de habla hispana imaginé que iba a trascender y que en cierto modo podía ser una buena puerta a otros mercados, como ya está sucediendo en el caso de Isabel Keats, compañera de editorial. ¿
L.R. Qué fue lo primero que pensaste?
J.R Cuando recibí el mensaje de Mª Eugenia pensé «Vaya, si dices que sí te convertirás en un autor de novela romántica. ¿Estás dispuesto a ser un tipo con barba que escribe romántica?». Dije que sí a los dos segundos…jaja. 


L. R. Sigamos ahora con tu último LEYENDAS DE TIERRA FIRME. Otra nueva saga ¿de qué forma surgió?
J.R Es una intigua que compartí con mi hermana y ella empezó a escribirla, no pasó de las primeras páginas y lo abandonó. A partir de ahí la retomé. La idea era aunar las dos líneas de trabajo que estaba haciendo hasta entonces; por un lado mis novelas de aventuras y por otro las novelas románticas. Por eso es una novela muy especial para mí que curiosamente escribí antes que «Siete razones para no enamorarse». 
L.R. Vemos que es completamente diferente a toda tu obra anterior y nos llama de forma especial la atención. ¿Cuál de los personajes te resulta más difícil de escribir y por qué?
J.R No tiene nada que  ver con lo anterior. Reconozco que la protagonistas, Ariel fue la más difícil de trabajar. De hecho tuve que darle muchas vueltas a su perfil para que tuviera vida propia y se diferenciara del resto. Puede ser que subconscientemente me moviera bien con Darrell (el prota) mientras que con Ariel me costaba trabajo ver cómo pensaba una mujer con su perfil
L.R. .¿Te has basado en alguna persona real o ficticia para crearlos  o surgieron de pronto pidiéndote su historia?
J.R Antes te comentaba que a veces me doy cuenta de que me he inspirado en alguien… cuando llevo mucho escrito sobre el personaje. Normalmente acuden a mi mente y a partir de ahí los trabajo intentando alejarlos de estereotipos, creándoles un pasado, anhelos, secretos, deseos, etc. En «Vampiro» copié las formas y maneras de una buena amiga. En la que tengo ahora entre manos y que espero vea la luz pronto he visto reflejada a otra. La mente traicionera…jajaja.  


 L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?
J.R Sí. Desde el principio. Cuando trabajo los personajes no solo debo saber cómo se llaman, su pasado, su intimidad, sino que me gusta verlos. Personalmente me hago una idea de ellos y después busco imágenes que se les parezca. Por cuestiones prácticas me remito al cine, ya que es una fuente inagotable de imágenes de un mismo personaje que puedes usar en el futuro.
L. R. Y ya para terminar (la entrevista ha sido larga, pero la curiosidad nos puede), hemos descubierto y leemos ávidamente de forma habitual tu periódico (que sabemos que eres el editor) EL PERIODICO DE LA NOVELA ROMANTICA  ¿De dónde sale la idea?
J.R Pues fue una necesidad personal. Me descubría muchas tardes poniéndome al día de lo que se cocía en el sector de la novela romántica; visitando una serie de blogs, de perfiles de Facebook, de Twitter, páginas webs especializadas…. Dedicaba más tiempo del que tenía. Y se me ocurrió que sería más fácil si solo pudiera echar un vistazo de una sola vez a las actividades más visitadas del día anterior. Como paper.li permite programarlo de esta manera me pareció perfecto y curiosamente está gustando. 
Hasta aquí nuestras preguntas, José. Te agradecemos muchísimo el tiempo que has dedicado a contestarnos, sabemos que eres una persona muy ocupada y esperamos (y deseamos con todas nuestras fuerzas) que todo el trabajo que tienes entre manos, te reporte el mayor éxito del mundo.
Un abrazo de parte de Locas del Romance y ¡Hasta pronto!
J.R Muchas gracias a vosotras. Sois de verdad fantásticas. Gente como vosotras hacen falta. Y muchas gracias a ti que estás leyendo esta entrevista por dedicarle unos minutos a escuchar a este tipo. Abrazos y besos.







6 comentarios:

  1. Gracias por dejarnos conocerte un poco más

    ResponderEliminar
  2. Incluso yo me he conocido un poco más...jajaja... estas "locas del romance" te hacen hablar de unas cosas..jeje.. gracias a ti May. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido muy divertido trabajar contigo en esta entrevista José. Mucho éxito¡

      Eliminar
  3. Me ha gustado un montón!chapó a la entrevista y al escritor!!!

    ResponderEliminar
  4. Una entrevista fantástica para conocer un poco más a la persona que hya detrás del autor.

    Enhorabuena

    ResponderEliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...