Autora del mes: María José Tirado

Autora del mes: María José Tirado

sábado, 10 de agosto de 2013

ENTREVISTA A NOE CASADO

Hola a todas nuestros Locas del Romance.
Como ya hemos estado haciendo, y avisando anteriormente. Este mes de agosto por ser el mes más caluroso, merece a lecturas que nos ayuden a soportar con gran deleite, romanticismo y placer el verano que ya tenemos presente. Por lo tanto hemos decidido que la mejor forma de pasarlo es presentándoles a una gran autora de este género.
Noe Casado, así que por favor chicas, acompañarnos a esta deliciosa entrevista, para conocer más a esta extraordinaria autora.
LOCAS DEL ROMANCE: Hola Noe, Antes de atiborrarte a preguntas acerca de toda tu obra, nos gustaría saber más de ti, para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres?
NOE CASADO: En primer lugar, muchísimas gracias por entrevistarme y por dedicarme un mes.
Como digo en mi bio soy de Burgos de toda la vida, donde trabajo y donde vivo. Respecto a mi nombre es simple, quise ser otra; mi nombre legal (el que aparece en el copyrigth) es la persona seria, organizada, responsable, con dos trabajos (remunerado y no remunerado) y que tiene una familia, unas obligaciones y vive día a día.
Por eso opté por la doble personalidad, una forma como otra cualquiera de poder dar rienda suelta a mi imaginación.

LR:. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos ver a la mujer que se oculta tras el pseudónimo y su obra. Pero así entre nosotras, ¿cuál es tu color favorito? ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música específica? ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?

N.C.  Ya no tengo edad para elegir un color favorito (risas) así que es algo que no sabría responder.
Respecto a la música sí tengo predilecciones, evidentemente, dependiendo del tipo de escena suena en mi cabeza una canción o una pieza determinada, que también viene determinado por el estado anímico, nada mejor que algo cañero para un día lúgubre.
Para las escenas hot nada supera a los compositores románticos clásicos del XIX o principios del XX. Si leéis EN TUS BRAZOS (Esencia, septiembre 2013) hay una escena estupenda con la Danza de los caballeros de Prokofiev. Nada mejor que Nocturno, de Chopin para escribir e inspirarte, tanto si es una escena caliente o cualquier otra, la música clásica tiene un componente especial, muy difícil de encontrar en el panorama actual.
Y si ya regreso al futuro me encantan grupos como Muse (ved mis booktrailers, casi siempre elijo un tema suyo)
Puede parecer una contradicción, pero rara vez escucho música romántica actual (yo la llamo moñas) y menos para escribir, las baladas románticas tienden a saturarme, a cansarme y prefiero otros ritmos.

L.R. ¿Cómo te describirías a ti misma? ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen?

N.C. En estos casos siempre pregunto si se desea la versión para todos los públicos, es decir, algo correcto como sincera, trabajadora y amiga de sus amigos. Pero estas cualidades sirven para casi todo el mundo, por lo que me parece más divertido ver el lado canalla: hablo de más (sinceridad a tope), doy mil vueltas a las cosas (muy pero que muy trabajadora) y no callo ni debajo del agua cuando me junto con mis amigas (amiguísima)
Ahora en serio, definirse a una misma es imposible, son quienes tratan contigo habitualmente quienes pueden ver mejor que nadie cómo eres, porque te han visto en los buenos y en los malos momentos.

L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste? ¿Dónde te formaste? ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?

N.C. Desconozco si existe un FP de escritores, o una licenciatura en contadores de historias. Desde luego para sentarse tras la pantalla en blanco hay que conocer el idioma, sus herramientas y reglas pues no basta con tener buenas ideas, hay que saber expresarlas.
Los conocimientos necesarios (gramática, ortografía, redacción, etc...) puedes haberlos aprendido en una escuela “oficial” o en una “oficiosa” El resultado es que debe prevalecer, de nada sirve tanta titulitis.
En mi caso, es una mezcla de todo. Cuando te pasas dos cursos traduciendo del latín a Cicerón o a Julio César, aprendes por huevos sintaxis y vocabulario. Cuando te has leído hasta las etiquetas del champú, estás acostumbrada a juntar palabras y cuando te pasas horas releyendo lo que escribes, en voz alta, tras los comentarios de una amiga o las indicaciones de un corrector profesional vas entrenándote y cada vez compruebas que metes menos la pata.

L.R: Hemos visto que eres una autora que en muy poco tiempo ha creado bastantes obras muy interesantes, ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura erótica? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?

N.C. Uff, joyas de la literatura erótica... dejémoslo en novelas eróticas, el tiempo dirá. Puede parecer que a raíz del boom Grey me he pasado dieciocho horas delante del ordenador aporreando el teclado para publicar a todo trapo, pues no, no podría ni aunque me pusieran velcro o me encadenaran; por mucho que se lleve el BDSM.
Novelas como Treinta Noches con Olivia o A Contracorriente las escribí en el 2011, ya que siempre que acabo algo lo dejo en “reposo” y cuando me he olvidado de la historia la retomo y ver así mejor posibles fallos o corregir.
A la hora de empezar una nueva historia depende de si los personajes provienen de una historia anterior y por lo tanto parte del proceso creativo ya está hecho o si aparece ese flash, ese fogonazo que prende la chispa y la cabeza empieza a elucubrar hasta matizar toda la narración.

L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de Noe Casado ¿Cómo es? ¿A qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿Cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?

N.C. La respuesta más sencilla es que escribo cuando puedo o cuando me dejan. No siempre coinciden esos momentos con los que me encuentro más predispuesta pero sí he aprendido a buscarme ratitos en los que hay más posibilidades de que nadie me interrumpa. En mi caso por las noches. Eso sí, la contrapartida es la pérdida de horas de sueño, pero si la escena va sobre ruedas parar es una imprudencia, luego cuesta horrores retomar el ritmo.

L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?

N.C. No sabría decirte cuál fue el primer libro que leí. Supongo que los clásicos obligatorios que se consideraban necesarios durante mi época académica. Eso sí, uno que me quitó las ganas de leer fue El Perfume, por favor, qué tostón. Creo que tarde más de cinco años en volver a coger un libro y sí recuerdo que fue novela histórica. ¿Culpar a alguien por aficionarte a leer...? No podría hacerlo, eso sí, debería apechugar con mis problemas logísticos. ¡No sé dónde guardar tantos libros!

L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti el hombre ideal? ¿De qué forma esperarías que te conquistaran? ¿Eres una mujer que disfrute de flores y bombones o prefieres algo menos convencional? ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él? Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya? ¿Tiene hermanos? (jajajaja)

N.C. Como he dicho antes, tengo una edad y ahora sé que Disney nos ha manipulado. ¿Conocéis a algún niño de siete años que quiera llevar mallas ajustadas, capa, caballo y espada? La respuesta es no, si se ponen mallas y capa es para salvar al mundo, eso sí pasándoselo divinamente volando, o ensuciando todo con las telas de araña.
También llegas a la conclusión que el hombre perfecto sí existe, pero aún no se ha comercializado, es como el motor de agua, alguien ha comprado la patente y nos está jorobando a las mujeres (risas) Por eso aprendes a convivir, a tolerar y a no sufrir.

L.R. Imaginamos que como escritora de romance erótico, en primer lugar y antes de decantarte por este género, fuiste ávida lectora de autoras ya consagradas. Dinos ¿alguna autora o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir novela erótica y no novela negra, fantástica o histórica (o cualquier otro género)? ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)? ¿Hay algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano? ¿Y en novela romántica, algún subgénero que digas "esto no es para mí"?

N.C. Siempre digo que he leído mucho y variado, que es lo mejor para formar un opinión válida propia y evitar influencias externas.
Tengo mi lista de autoras incuestionables, de varios géneros, a las que releo todos los años, y que en principio no tienen nada en común con mi gusto a la hora de escribir.
En el género erótico había muy poco publicado hasta hace no mucho y en más de una ocasión me llevé un buen chasco al comprobar que de erótica sólo tenía la etiqueta. Subgéneros que prácticamente no toco es el sentimental (no me gusta sufrir a lo tonto, quiero happy end), Regencia (uff, se ha abusado en demasía de este periodo)
Y hay géneros como el de terror que me es imposible leer. ¿Para qué vas un viernes trece a un campamento indio abandonado si sabes que el viejecito del hacha, que está grillao, acaba de afilarla? Ya son ganas de poner todo perdido de sangre.

L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritora, lo que a día de hoy es tu obra publicada. Antes de de decidir publicar tu primer "libro (y permítenos que lo llamemos así) de verdad" ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de Noe Casado? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?

N.C. Antes de publicar, es decir de poder decir oficialmente soy escritora, tenía un montón de proyectos pululando por ahí, pero a los cuales consideraba algo como privado, para mí. Ale, ya has escrito una historia, pues muy bien, escribe otra. Sin más pretensiones.
Pero siempre llega LA PERSONA que te empuja, (literalmente) y con todos los reparos del mundo envías el primer manuscrito a las editoriales, sabiendo que se perderá por cualquier recoveco o que te contestarán eso tan horrible de: “una historia divertida, bien narrada y original. Lástima que no entre en nuestro proyecto editorial”
Pero me equivoqué, confiaron en mí, me dieron la oportunidad de salir a la palestra y exponer mi trabajo al escrutinio no sólo de amigas (¿qué van a decir ellas?) o de un editor y a partir de hay fui dando pequeños pasitos, esforzándome cada vez más y sabiendo encajar rechazos o malas críticas, esperando a que todas las horas dedicadas a leer, corregir y retocar surtieran efecto.

L. R. ¿Cómo surgió la idea de tu primera obra, en este caso Divorcio? ¿Cuánto tardaste en terminarla? ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza? ¿Cuál es tu escena preferida? ¿Recuerdas el momento en que la escribiste o fue producto de un intervalo de "éxtasis de escritor"? ¿En qué momento decides compartir esta con el mundo?

N.C. DIVORCIO fue, sencillamente, una especie de crítica a los tópicos de la novela romántica. En este caso intenta (no sé si lo consigue) tirar por tierra tres: La pérdida de la virginidad dolorosa, los matrimonios de conveniencia con experiencia religiosa nada más verse y los finales almibarados.
En esta historia, cualquier escena en la que aparezca un secundario de lujo como Rafe, siempre resulta cuanto menos divertida, por su exacerbado cinismo.
DIVORCIO se escribió en 2010 y sé que fue la primera novela que empecé y acabé sin interrupciones o sin cruzarse otras historias por medio y a la hora de perfilarla tuvo mucho que ver mi visita a Salamanca.

L.R. Entre todos tus libros, ¿Cuál de todos ellos es tu preferido? ¿Cómo surgió la idea? ¿Qué personaje te marcó de forma más especial? ¿Cuál fue el que más problema te supuso?

N. C. Eso es como preguntar: A quién quieres más ¿A papá o a mamá? Cada historia tiene su momento, cuando se enciende la chispa de lo que puede ocurrir y no dejas de darle vueltas hasta que vas atando cabos.
Con los personajes funciona parecido, te viene a la cabeza una especie de idea general que vas perfilando a medida que entras en materia, pero que prefiero que no cambie en demasía, me gusta más adaptar la trama al personaje y no al revés.
Hay personajes que conllevan más problemas, si lo describes como alguien introvertido te chafará los diálogos. Si es orgulloso habrá que tener cuidado con sus comentarios...
De todas formas cada uno tiene su punto de equilibrio y además al interactuar con el resto pueden modificarse “lo justo” o comportarse según las circunstancias.
Hasta el momento la novela que me ha dado más quebraderos de cabeza es una que está pendiente de publicar (espero que vea la luz en el 2014) resultó extremadamente complejo llevar la narración en dos tiempos y con dos tramas aparentemente independientes. He tardado más de un año en poner la palabra fin.

LR. De entre todos tus libros. ¿Qué es lo que más te costó escribir y lo que más disfrutaste? ¿De dónde sacas tus ideas para esas escenas de alto contenido erótico? ¿Te resulta difícil escribirlas?

N.C. Las escenas eróticas, como cualquier otra escena comportan una dificultad variable en función de la comodidad a la hora de escribir.
Si me piden que escriba una escena de terror me costaría horrores ya que me atascaría cada dos por tres, al no saber llevar el ritmo o verme en un callejón sin salida.
Con las escenas de alto voltaje, al enfocarlas como algo natural, sólo debo prestar atención a la logística, es decir, que él vaya equipado con algo “estándar” y ella no sea contorsionista para doblarse en posturas imposibles.
Para inspirarme nada mejor que dar flexibilidad a los actores, en este caso los personajes, ver lo que te piden, ellos de muestran en más de una ocasión el camino a seguir. Aunque a veces se te desmadran.
No hay nada peor que escribir a marchas forzadas, ver que no fluye la historia y la erótica, como cualquier otro género debe tratarse con normalidad, si se intenta escribir porque se lleva o bobadas similares acabará notándose.
Si por ejemplo que pidieran una novela de suspense y se me ocurriera ponerme a ello se notaría enseguida que no es lo mío ya que, con toda probabilidad, en el tercer capítulo todo quedaría resuelto, sería incapaz de mantener la tensión y la incógnita.

L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?

N.C. A la hora de perfilar a un personaje prefiero centrarme en su forma de ser, no tanto en su aspecto físico.
El que tenga ojos verdes o azules no determinará su comportamiento, pero si es una persona altiva, orgullosa o alguien que parece estar de vuelta de todo sí condicionará su modo de relacionarse con el resto.
Hay veces que se pone demasiado énfasis en describir hasta los lunares de la espalda cuando lo más probable es que después no aporte nada a la historia.

L.R. Sabemos que ha sido una entrevista extensa, pero antes de terminar, nos morimos por saber si tienes en puerta alguna obra por editar, y si es así ¿nos podrías dar un pequeño adelanto?

Lo próximo en editarse es EN TUS BRAZOS, está previsto que salga en septiembre de 2013, colección Esencia Erótica.
Para el próximo año estoy trabajando (debería acabar ya) en la continuación de A CONTRACORRIENTE y en otra novela contemporánea.

L.R. Noe, muchísimas gracias por habernos recibido y haber participado con nosotras en esta entrevista.

Muchísimas gracias a vosotras por darme esta oportunidad, ha sido un verdadero placer responder a todas las preguntas.

Y a ustedes Locas del Romance, esperemos que hayan disfrutado tanto como nosotras de esta estupenda autora, y no olviden... Queremos saber sus opiniones como lectoras que son de cada libro. Hasta pronto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...