Autora del mes: Marissa Cazpri

Autora del mes: Marissa Cazpri

jueves, 5 de noviembre de 2015

ENTREVISTA A D.W. NICHOLS /ALAINE SCOTT NUESTRA AUTORA DEL MES




Hola Loc@s del Romance. Me alegra que hayáis llegado a tiempo para el próximo viaje que vamos a hacer. Os advierto que el día de hoy entraremos a un mundo incierto, donde todo puede pasar, y sobre todo nos sentiremos necesitadas de quedarnos al sitio al que vamos, sobre todo con nuestra invitada.
Viajaremos hasta llegar a una casona, no hagáis caso a los vampiros, brujas y demás seres que habitan la morada de nuestra anfitriona, y hagáis lo que hagáis no toquéis por favor la colección de mangas, y series varias que tiene en exposición, sino queremos que nos mande cortar la mano o peor aún… “quitar los libros”.

Por fin llegamos al despacho de nuestra autora. Ahí la encontramos repantigada nos mira divertida mientras termina de inhalar la última calada de su cigarrillo.

Hola D.w Nichols, bienvenida a Locas del Romance.  Agradecemos tu tiempo y atención. Te agradecemos antes que nada la atención que tienes en recibirnos y prometernos ser un poquito buenas… pero sin exagerar ni perder la esencia.

Si alguna de nuestras preguntas te incomoda, siéntete libre de pasarla por alto y disculparnos.

Aclarados estos puntos y agradeciéndote tu presencia en este pequeño rincón nuestro del ciberespacio, comenzamos (con tu permiso) la entrevista.

LR. D.W. Nichols, antes de comenzar directamente friéndote a preguntas sobre tu obra, cuéntanos algo más sobre ti. Para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres? ¿Cómo surgió la idea de tus pseudónimos? ¿Tienen algún significado especial?


D.W. ¡Hola, preciosas! Estoy encantada de recibiros en este rinconcito donde cualquier cosa es posible, y espero que os sintáis como en vuestra casa.
Pues mi nombre real es Marta Bolet, soy catalana, y vivo desde siempre en un pueblo costero llamado Vilanova i la Geltrú. En cuanto a mis seudónimos, creo que son un claro exponente de lo friki que llego a ser ja, ja, ja, ja, ja, porque sí, tienen un significado. La D.W., y cualquier whovian lo sabrá nada más ver las iniciales, son por una serie de televisión de la que soy más que fan, Doctor Who. En cambio, Nichols es en honor a mi tío Nicolás, un hombre que me enseñó que siempre debemos luchar por nuestros sueños, y que a pesar de todo lo malo que podamos encontrarnos, debemos vivirla con valentía y felicidad. Fue un hombre que jamás perdió el buen humor a pesar de su enfermedad crónica, y fue un ejemplo para mí.
En cuanto al otro seudónimo, Alaine Scott... con este te vas a reír. Verás, una de mis novelas favoritas es Los tres mosqueteros, y mi amor platónico de adolescencia, fue sin lugar a dudas Aramis. Pensé en ponérmelo de seudónimo, pero me acordé de «la otra Aramis», la Fuster, y me dio tal náusea que me dije ¡nonononono!. Así que dándole vueltas y vueltas, jugando con las letras, acabé inventándome el de Alaine, que suena a francés, empieza por A y, que yo sepa, no existe como tal. Y el Scott es por Walter Scott. Estos dos autores, Scott y Dumas, son mis fetiches, aquellos que me introdujeron en la literatura para «adultos» cuando era una muchachita imberbe, y es gracias a ellos que me entró la pasión por la lectura y la escritura.

L.R. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos ver a la mujer que se oculta tras el pseudónimo y su obra. Pero así entre nosotras, ¿cuál es tu color favorito? ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música específica? ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?

D.W. Mi color favorito cambia cada año ja ja ja ja ja En serio, el año pasado fue el naranja, y este año el rosa pálido, y mi armario es fiel testigo de ello. Así que no tengo uno fijo.
Nunca escribo con música, me distrae. Necesito silencio absoluto. Si pongo música acabo berreando en lugar de escribir, acaba lloviendo y no es plan.

L.R. ¿Cómo te describirías a ti misma? ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen?

No tengo ni idea, eso es algo que deberían decirlo los que me conocen y no yo, pero venga, voy a poner los que yo creo.
Virtudes: soy amiga de mis amigos, y los defiendo a capa y espada. No soporto las injusticias, y no me asusta liarme a hostias con quién sea para proteger a los  que quiero.
Defectos: cuando me cabreo soy como un toro al que le han agitado un trapo delante, y voy a degüello (después me arrepiento de lo que he dicho, y la mala conciencia me dura un montón de tiempo). No sé venderme, soy incapaz de hacerlo, como relaciones públicas sería nefasta. Soy perezosa, y no sé lo que es la constancia a la hora de escribir.

L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste? ¿Dónde te formaste? ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?

D.W. Soy auxiliar administrativa, ese es el título que tengo por ahí en algún lado, aunque nunca he ejercido de tal, y he trabajado de muchas cosas. Voy a contarte algo que pocas personas saben, y es que durante dos años vestí de uniforme, sip, fui Policía Municipal en mi pueblo jijijiji ¿te imaginas?
Como escritora, soy totalmente autodidacta, no puedo echarle la culpa a nadie de mis errores ja ja ja ja ja Mi escuela fue leer, leer y leer. Y después, escribir, escribir y escribir. Y analizar lo que escribía con ojo crítico buscando todos los fallos.

L.R. Hablando sobre tu trabajo  de escritora, imaginamos que un libro no se escribe en un momento
, sin embargo tú eres una autora especialmente prolífica. Tanto con tus obras como D.W Nichols como con aquellas de tu alter ego, Alaine Scott, nos sorprendes y emocionas con novedades y nuevas historias. ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura romántica? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?

D.W. Extrasensorial, totalmente. Todo empieza con una vocecita que se desliza por mi mente y me susurra cosas al oído. Siempre tengo muchas, de esas, y la que grita más es la que gana la partida, y escribo su historia. Yo no planeo, simplemente soy como un médium a quién le transmiten un mensaje.
No, no he ido al psiquiatra, y no pienso ir. ¿Tú quieres que me encierren, o qué?

L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de D.W. Nichols ¿Cómo es? ¿A qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir o sueles alternarlo con investigación y algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?

D.W. Soy un caos con patas, así que ni planeo mi día, ni nada de nada. Me pongo a escribir cuando me apetece, y cuando no me apetece, no lo hago. Hace tiempo descubrí que me es perjudicial forzarme, porque me bloquea. Muchas veces estoy escribiendo y de repente me acuerdo que no he puesto la lavadora, o que tengo que pasar la ropa a la secadora, así que me levanto y lo hago.
Ya te digo, un caos.

L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?

D.W. El primer libro que yo recuerde que me enamoró, fue el cuento de la Bella Durmiente con ilustraciones de la película de Disney. Recuerdo que iba al cole con el libro cada día, debajo del brazo, más feliz que las pesetas. Me lo regaló mi tío, y fue el que me descubrió el maravilloso mundo de la lectura.

L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti el hombre ideal? ¿De qué forma esperarías que te conquistaran? ¿Eres una mujer que disfrute de flores y bombones o prefieres algo menos convencional? ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él? Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya? ¿Tiene hermanos? (jajajaja)

D.W. Lo más importante para mí, en un hombre, es que me respete, porque con esta base, el resto viene solo. No soy de bombones ni flores, si un hombre quiere conquistarme, ha de venir con una play 4 bajo el brazo ja ja ja ja ja En un hombre me gusta la honestidad y la confianza, y odio los celos, no los soportaría.
No soy fan de las películas románticas, me aburren (qué cosas, ¿no?), pero descubrí el concepto de amor romántico gracias a las pelis de Disney (qué típica tópica soy ja ja ja ja ja)
Llevo casada 30 años, y voy sobreviviendo ja ja ja ja ja ja ja


L.R. Imaginamos que como escritora de romance, en primer lugar y antes de decantarte por este género, fuiste ávida lectora de autoras ya consagradas. Dinos ¿alguna autora o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir novela romántica y no novela negra, fantástica o histórica (o cualquier otro género)? ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)? ¿Hay algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano? ¿Y en novela romántica, algún subgénero que digas "esto no es para mí"?

D.W. Pues la verdad es que yo empecé a escribir una historia romántica-erótica sin saber que lo era... porque no leía este género. Yo era lectora de fantasía, ciencia ficción y terror, y empecé Desde el amanecer porque me apetecía escribir algo de vampiros... pero me liaron los muy **** y en lugar de ir por ahí asesinado a sus víctimas, empezaron a provocarles orgasmos... Después, cuando tenía esta novela a medio escribir, me «encontré» con Sherrilyn Kenyon en un Carrefour y me dije: ¡La hostia, si esto es lo que yo estoy escribiendo! ¡Y pensaba que había descubierto la sopa de ajo!
Y hasta aquí...
Mi autora fetiche no escribe romántica... aunque utiliza muchas técnicas de esta. Se llama Lois McMaster Bujold, y escribe ciencia ficción y fantasía heróica. Es más, su última serie de fantasía, «El vínculo del cuchillo», fue muy criticada en España porque tiene tantos componentes de la romántica (incluida una escena de sexo), que solo llegaron a publicar el primer libro, titulado «Encantamiento».

L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritora, lo que a día de hoy es tu obra publicada. Sabemos que últimamente has publicado TAPICES GRIEGOS y que eres autora autoeditada. Pero antes de todo esto, antes de decidir publicar tu primer libro ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de D:W: Nichols? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?

D.W. Los únicos secretos oscuros que tengo están a buen recaudo  ja ja ja ja ja ja no, nunca me he presentado a concursos literarios, ni he publicado nada en revistas... soy bastante atípica en ese aspecto. Bueno, como escritora creo que soy atípica en todo.
L. R. ¿Cuál fue tu primera novela y cómo surgió la idea? ¿Cuánto tardaste en terminarla? ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza? ¿Cuál es tu escena preferida? ¿Recuerdas el momento en que la escribiste o fue producto de un intervalo de "éxtasis de escritor"? ¿En qué momento decides compartir esta con el mundo?

D.W. Me matáis con las preguntas en batería ja ja ja ja ja ja
A ver, ¿mi primera novela terminada, o mi primera novela publicada? ¿Eh? Porque no es lo mismo ja ja ja ja ja Mi primera novela terminada es una de fantasía heroica y está en el cajón con mis oscuros secretos, ahí bien guardadita.
Mi primera novela publicada fue la primera entrega de Desde el amanecer, y su nacimiento fue un tanto extraño (como no podía ser de otra manera). Empezó siendo un blog-diario. Después de muchos años sin haber escrito nada, descubrí el mundo blogger y decidí utilizarlo. En aquella época saltó a la fama un bloguero, creo que fue el primero al que le publicaron un libro, titulado Diario de una mujer gorda, y cuando la gente se enteró que ni era mujer, ni era gorda, pilló un cabreo del quince. Así que pensé que tenía que inventarme un personaje que todo el mundo supiera que no era real (nunca me han gustado los engaños), y así nació Akeru, mi vampirilla traviesa. Fue una época muy divertida, me metí mucho en el papel, y tuve muchos seguidores, casi todos masculinos, que fíjate qué cosas, a pesar del tono del blog, siempre fueron más que respetuosos conmigo. Y fueron ellos precisamente los que me animaron a publicarlo como novela, así que les tomé la palabra, le di un buen repaso (el formato blog es muy diferente al de la novela), y la lancé al público.

L. R. Dentro de tu obra, creemos que merece mención especial tu saga Desde el amanecer. ¿De qué forma surgió la idea? ¿Qué personaje te marcó de forma más especial? ¿Cuál fue el que más problema te supuso?

D.W. Bueno, cómo nació lo acabo de contar el la anterior respuesta ja ja ja ja
Los personajes que más me han marcado han sido precisamente el trío protagonista de Desde el amanecer, Akeru, Kurayami y Hikarí. Y los que más problemas me han causado, son aquellos cuyas novelas no han visto la luz porque se han quedado en un intento.

L. R. Ya sabemos que están pendientes la tercera entre de la saga DESDE EL AMANECER (la necesitamos urgentemente) ¿ya tienes fecha aproximada de publicación o todavía es algo que ves muy lejos? Mientras tanto... ¿hay alguna forma de con los vampiros? (jajaja)


D.W. Pues estoy con ella, y no tengo fecha porque la cosa va lenta ja ja ja ja. Quiero hacer una novela digna para cerrar esta trilogía, y la historia es más complicada que las anteriores, con nuevos personajes y bastantes flashbacks al pasado, con una historia bastante oscura... No espero tenerla terminada antes del próximo verano, así que debéis tener paciencia.

L. R. No podemos (ni queremos) olvidarnos de una tus sagas publicados por tu Alter ego: Alaine Scotth : Los cuentos eróticos de Kargul.  Cuéntanos, como surgió en sus orígenes la idea de esta serie. Y ahora, entre nosotras, dinos: ¿de todos ellos, cuál es tu favorito y por qué? ¿Qué es lo que más te costó escribir y lo que más disfrutaste? ¿De dónde sacas tus ideas para esas escenas de alto contenido erótico? ¿Te resulta difícil escribirlas?

D.W. La idea surgió de reunir dos géneros que me encantan: la fantasía y la romántica. En Estados Unidos hay muchas autoras que trabajan con este tipo de historias, pero en España no las hay, así que me decidí porque pensé que iba a llenar un hueco que estaba vacío, además de pasármelo bomba.
Mi novela preferida de esta serie es la última, «El espía encadenado»; y cuando escriba la siguiente, se convertirá en la favorita ja ja ja ja.
Disfruté muchísimo imaginándome un mundo hecho con retazos de este, pero totalmente nuevo. Poder crear algo desde su base, es una experiencia que recomiendo a cualquier escritor. Lo que más me costó, fue perfilar el personaje de Rura para hacerlo creíble y conseguir que, después de haber sido la mala malísima en la primera novela, fuese una protagonista digna de «La princesa sometida»; lograr que el odio que las lectoras sentían por ella, se convirtiera en comprensión y perdón, fue el mayor reto al que me he enfrentado nunca como escritora.
En cuanto las escenas eróticas... tengo una mente muy pervertida y sádica, así que no, no me costó ja ja ja ja ja Miento, la verdad es que sí, me cuesta escribirlas y las repaso mil y una veces hasta que quedan a mi gusto, con la suficiente carga erótica para subir la temperatura, pero sin ser cansina.

L.R. Hemos pasado de vampiros a cuentos eróticos, y volvemos a tocar la zona paranormal que tanto disfrutamos contigo… Por lo que hemos leído de ti disfrutas de una parte gótica en tus escritos, cambiantes, vampiros, brujas con sacrificios y un erotismo muy bien llevado. Si tuvieses que elegir alguna de estos seres y convertirte en uno de ellos ¿Cuál sería el elegido y por qué?

D.W. Vampiro, sin dudarlo ni un instante. Siempre me han fascinado, no sé por qué, la carga erótica que tienen y también ese componente trágico... Aunque si yo me convirtiera en uno, desde luego, de trágica no tendría nada ja ja ja ja

L. R. Llegamos a una obra totalmente distinta a lo que siempre hemos tenido de ti LA VIUDA ALEGRE, Un gran libro que ya está entre nuestros favoritos. Has mostrado que tienes una gran versatilidad, pero ¿qué fue lo que te motivó a escribir un libro de este género?

D.W. Fue Feli Ramos Cerezo, ella me motivó, algo que nunca le agradeceré lo suficiente. Fue durante una conversación que tuvimos en una presentación de Lucinda Gray en Barcelona. A las dos nos encanta leer regencia, y ambas coincidimos en la dificultad que tiene este género. Yo confesé que no me veía capaz, ella me dijo que estaba tonta, me lo creí, y mi mente empezó a barruntar sobre ello. Lo que tenía claro era que no quería hacer la típica historia, ni con los típicos protagonistas, y Harriet comenzó a perfilarse como una candidata ideal a convertirse en la protagonista, como así fue.
L. R. Una de las cosas que nos sorprendió  de este libro, es el largo trabajo de documentación que tiene detrás. ¿Resultó muy difícil realizar el trabajo de investigación para este libro específico? ¿Está basado de alguna manera el mundo que surgió, de los datos que encontraste o fue el proceso inverso, primero creaste el mundo y luego investigaste lo que te faltaba?

D.W. Fue el proceso inverso. Yo ya había leído mucha romántica de regencia de grandes autoras (Kleypas, Balogh, Lindsay, Foley, Quinn, Kinsale, Chase...), así que de alguna manera, las «formas» ya las tenía. Así que conforme iba escribiendo, buscaba todos los datos que iba necesitando para no meter la pata. Muchas veces me pasó que, al llegar a una escena, tenía que interrumpirme y me pasaba las siguientes dos, tres o cuatro horas, buscando datos, sobre todo en webs inglesas especializadas. Leí más sobre las Guerras Napoleónicas en esos meses, que durante el resto de mi vida ja ja ja ja y lo mejor es que en la novela casi ni hablo de ello, pero era necesario para perfilar bien a dos de los secundarios, David y al conde Potenza.

L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?

No suelo fijarme en rostros famosos para los personajes. De hecho, solo me ha pasado con una, Kisha, la protagonista de la primera entrega de Cuentos eróticos de Kargul. Era Daenerys Targayen, de pies a cabeza. El resto, los busco cuando ya he terminado la novela, para los carteles de promo... o no. De La viuda alegre, ningún personaje está asociado a la cara de un famoso/a; y de El espía encadenado, tampoco. Creo que es mejor que cada lectora se los imagine como le venga en gana.

L. R. Para las que no lo sepáis D.W. Nichols dirige la revista LA CUNA DE EROS. Háblanos de este proyecto. ¿Cómo surge? ¿ha sido difícil conjugar a la autora con la editora?

D.W. La revista nació con una idea, y es la de dar un espacio para todas aquellas autoras de romántica (y autores) que están empezando, o que son autopublicados. Cuando nació La cuna de Eros sólo había dos revistas de romántica, y ninguna de ellas daba cabida a autoras que no fuesen conocidas, o que no tuviesen una editorial detrás. Ahora  ya no es así en gran medida, y hay más revistas dedicadas a la romántica, pero nosotras seguimos fieles a nuestra idea original.
No es difícil compaginar las dos cosas, sobre todo porque  todas las blogueras que han ido formando parte de la revista han sido buenísimas compañeras, y la forma en la que funcionamos es dando mucha libertad. Nadie impone nada a nadie, y nos repartimos el trabajo de forma equitativa y dependiendo de nuestras otras obligaciones, intentamos abarcar más o menos.

L. R. Y ya para terminar (la entrevista ha sido larga, pero la curiosidad nos puede). Eres una de las cabezas del grupo LCDE. ¿Cómo nace este proyecto? ¿Podrías hablarnos un poco más de él?

D.W. LCDE nace de la necesidad de gritar (sí, gritar) a todo el mundo que «autoedición» no es sinónimo de mala calidad. Que hay escritores que prefieren ir por libre, pero que su trabajo es casi impecable (no lo es del todo porque la perfección no existe ja ja ja ja). Tenemos muchas metas, algunas ya las hemos ido consiguiendo, otras están en marcha, otras estamos planificando cómo llegar a ellas, pero lo que sí te aseguro, es que tenemos mucha ilusión en este proyecto, aunque ya no estemos todas las que lo empezamos.
Todo empezó con una idea abstracta que tuvimos Helen C. Rogue y yo, queríamos hacer algo porque estábamos disconformes con el mundo editorial y su forma de trabajar, y pensamos en qué manera podíamos abrir otro camino para todas aquellas que pensaran como nosotras. La idea abstracta fue tomando forma, y así nació LCDE, una asociación sin ánimo de lucro que lucha por la dignidad en la autoedición.

L.R.: Te dejamos un momento con nuestras chicas por si quieres decirnos algo más, no sin antes agradecerte la enorrrme paciencia que has tenido con nosotras, y advertirte que estas en nuestra mira.. queremos la tercera parte de los vampiros y acampamos afuera de tu casa.
Gracias a todas vosotras por habernos acompañado una vez más en nuestra entrevista, nuevamente agradecemos a D.W. Nichols por habernos dado de su tiempo.

D.W. Muchísimas gracias a vosotras, me lo he pasado muy bien con la entrevista, ¡ha sido divertido! Ja ja ja ja ja Creo que nunca me habían hecho una tan larga y completa. Ha sido un honor.
No os preocupéis, mis vampiros están en marcha, y después vendrá la siguiente de la Manada de Midtown. Prometo que no voy a ponerme a escribir nada más hasta que las haya terminado.
Mi mensaje para todas aquellas que han llegado hasta aquí, es que lean autores autoeditados, que nos den una oportunidad porque vale la pena, ¡y si llevan el sello de LCDE, más aún!. Descubrirán argumentos y temáticas que les sorprenderán.
Un beso muy grande a todas. Os ailofiu very mucho.

Un abrazo de parte de Locas del Romance y ¡Hasta pronto!  ¡Feliz lectura!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...