Autora del mes: Lucia Herrero

Autora del mes: Lucia Herrero

martes, 21 de febrero de 2017

El corazón de una Condesa -Elizabeth Bowman-


En el Pazo de Rebolada, norte de Galicia, las campanas suenan a muerte. Es el año 1850 y la pequeña Ana acaba de perder a su madre, quedando a cargo de su padre, quien no tiene reparos en enviar a su hija, de cinco años a un estricto internado para señoritas. Trece años después, Ana Emilia Victoria Federica de Altamira y Covas regresa al Pazo. Se ha convertido en una hermosa joven capaz de encandilar a cualquier hombre, pero su suerte está decidida… Su padre ha llegado a un acuerdo matrimonial con don Jenaro Monterrey, un empresario de 70 años con quien quiere casarla. 


Alberto se marchó lejos de Galicia huyendo de dolorosos recuerdos y de las duras exigencias de su padre para que siguiera el negocio familiar, pero Alberto ansiaba otro destino, pues quería estudiar una profesión y ser un hombre instruido. Cuando parece que encuentra su lugar, ejerciendo su profesión en un bufete, se ve obligado a regresar al Pazo… 


Una mañana en la que don Jenaro se presenta por sorpresa, Ana huye al bosque y se cae. Un joven la ayuda. Primero escucha su voz, luego aparece entre los arbustos… Aunque un solo encuentro es suficiente para que ambos entiendan que se pertenecen, su amor es imposible. El destino de Ana ya está marcado… ¿O quizá podría cambiar su suerte? 


¡Madre del amor hermoso! ¡Cerrar puertas y ventanas! No pongáis cara de pánico que aunque vengo con cara estos pelos y esta cara os pido que os quedéis conmigo porque lo que traigo... Es un tesoro, una belleza y lo tenéis
que descubrir.

Había perdido un poco la buena suerte de encontrarme formidables lecturas (no es que fueran malas tampoco pero no me hacían ese tilín que me deja cara de boba), así que cuando  vi esta obra, los ojos se me hicieron chiribitas y sentí una luz celestial iluminándome entera... Además de que vosotros fuisteis los que me encontraron en el sótano fue una lampara la que me ilumino, hombre la locura no se puede controlar... bien lo sabéis vosotros.

Se que os miráis unos a otros preguntándose a discreción ¿Dónde dejamos los dardos tranquilizantes? pero no hacen falta, lo prometo, estay tan feliz y a la
vez tan relajada y eso gracias a la medicina literaria que ya os entrego.

Esta obra no solo la he disfrutado por la gran narrativa que contiene, me siento orgullosa de traeros además, a una autora que estuvo con nosotros en nuestros inicios y nosotros con ella. Me siento feliz por ella y por este maravilloso logro.

Cuando me fije que Titania estaba por sacar algo de Elizabeth Bowman me dio un subidón tremendo, pues es una pluma española que lo tiene bien merecido y por supuesto esta obra tenía que estar aquí SÍ O SÍ.

El corazón de una Condesa es una obra de corte histórico. Su escenario es una campiña de Galicia de una manera perfecta en una ambientación bien lograda e idílica para un gran romance.

Aquí vamos a conocer a Ana que desde pequeña se ha visto sometida al
capricho de la voluntad paterna sin nadie que la defienda. Alejada de los suyos por trece años nuestra joven fue educada en un colegio donde se le ha enseñado su deber y ha de regresar a su casa para obedecer a un ser despreciable con baja moral y principios. Este personaje juro que se ganará todo nuestro cariño por su corazón, por su humildad a pesar de ser quien es, por su templanza, ternura, inocencia y candidez. Es una mujer que ni lo ha tenido fácil y no lo tendrá tampoco ahora que su destino está jugado.

Por otra parte conoceremos a Alberto. Este hombre que aparece de buenas a primeras y que tiene un gran sentido del honor, de la honradez. El me conquistó porque no es el clásico galán. Si, es guapo, pero no es el eterno calavera que ha de cambiar. El es distinto, se ha labrado a él mismo, tiene un corazón sincero pero definitivamente no es el clásico hombre devastador que llega para quedarse. Alberto lo hace con dulzura y poco a poco, como tiene
que ser.

Para todo aquel que no conoce la pluma de Elizabeth Bowman sabemos que no vamos a encontrar ese típico romance. Sí, es histórica y reúne los puntos precisos pero a la vez hace de sus historias diferentes por la delicadeza de su arte.

El destino une los hilos invisibles a dos personas a medida que avanzan las páginas. Se van conquistando mas no seduciendo. No hay pasión descontrolada, hay miradas tímidas y suplicantes, sonrisas francas, caricias inocentes y robadas. Hay romance en el más puro de los significados y un amor que nace cálido sin llegar a despertar a las pasiones ilícitas en nuestros enamorados.

Con dos maravillosos villanos. Uno odioso y el otro repugnante. Harán de esta
obra un manjar en todo el sentido de la palabra. Aquí añado a la fiel ama de cría de nuestra protagonista, la gran guardiana que sera voz de conciencia o guerrera tenaz de la felicidad de la muchacha, siendo la contraparte del lado oscuro.

Para todo aquel amante del romance, debo decir que esta obra tiene una narrativa culta. La pluma de Elizabeth Bowman siempre se ha destacado por su delicadeza y finura, por
su magnífica y cuidada ambientación y por los romances muy al estilo Jane Austen o cualquier autor clásico de la época, lo que hasta ahora siempre ha sido su firma.

El corazón de una Condesa es una obra recomendada , pues entre sus páginas aguarda una pareja deliciosa y una historia con todos los elementos para disfrutar de una trama idílica, haciendo que al leer ese punto final suspires de satisfacción por su perfección.

Por mi parte no puedo hacer más que desearos una ¡Feliz lectura!`

Con este libro borro del RETO BINGO LITERARIO 2017 la casilla: Libro con un asesinato

Pssstt Psstt No te pierdas el sorteo: LAS DAMAS DE PEPA FRAILE



domingo, 19 de febrero de 2017

El circulo de Alma -Pepa Fraile-


Barcelona, año 2014. Después de una enigmática llamada y tras haber tomado una de las decisiones más importantes de su vida, Alma pone rumbo desde Alemania a Barcelona, su ciudad natal, para acudir a una cita que nunca tendrá lugar. Esther, su amiga y confidente, ha muerto. La policía comenzará su trabajo para esclarecer los hechos ya que, aunque todo indica que se trata de un suicidio, no había ningún motivo para que terminara con su vida.


Nueva Gales del Sur, año 1895. Marta y Antonio son hijos de emigrantes españoles afincados en el continente Austral desde hace dos generaciones. Tras los años en los que la Fiebre del Oro australiana había colmado de riqueza a muchas familias, el declive económico ya es un hecho. Arrastrados por la pobreza que la crisis del preciado metal ha provocado, y huérfanos de los que habían sido sus referentes, la pareja planea la vuelta al país de origen de sus antepasados: España.


El pasado y el presente. El origen. La historia de dos familias que comenzaran a trazar un círculo entorno a muchos interrogantes que siempre estuvieron en sus vidas y nadie había descubierto.

El círculo de Alma.

Si hay algo de lo que me siento más orgullo es de las magníficas lecturas que estoy teniendo a lo largo que llevo del año (que no es mucho tampoco, pero me
siento orgullosa). Estamos en el mes de febrero y aun así me sigue encantando la selección que he hecho y que me endulzan a la recuperación sacándome sonrisas y acompañándome en estos días que son muy pesados.  

Esta vez decidí variar un poco mis lecturas y me fui de cabeza al género narrativo, eligiendo por supuesto, a una autora que disfruto mucho y que me había dejado con ganas tremendas de su obra el día de su presentación aquí en Sevilla.

Cada vez que Pepa Fraile saca una de sus obras, se me salen los colmillos y me queman las manos por leer su obra. Tengo que aceptar que esta vez estaba aguardando a poder aligerar un poco mi lista de lecturas, la cuestión es que mi mala memoria no me ponía en alerta que tenía ya entre mis manos El circulo de Alma que llevaba varios meses aguardando a que por fin mis
ojitos se dirigieran a él. Menos mal me he dado cuenta del pecado y he puesto solución.

Aprovechando que tenía las ganas después de la presentación, ni me lo pensé, esta lectura era tan necesaria como respirar y ¿Sabéis qué? Me arrepiento de no haberlo pillado antes pues me ha dejado más que satisfecha.

Tengo que admitir que esta vez  no tenía ni idea de exactamente que me iba a encontrar, y no por que no hubiera ido a la presentación, sino porque la autora se guardo muy bien de hablarnos de todo, dejando interrogantes y de manera astuta dejándonos con ganas de desentrañar todo el hilo conductor. Así que solo sabia lo que en la sinopsis se mencionaba y no más, 

La verdad es que no tengo idea de como voy a poder hablar de esta obra sin desentrañar ningún misterio por todo lo que significa y es que no quiero meter la pata.

Con El circulo de Alma, me he encontrado con una obra intensa donde el pasado y el presente se dan cita en la historia de una mujer: Alma.

Esta obra  me ha sorprendido, de hecho Pepa Fraile me ha vuelto a dejar con la boca abierta, jugando y arriesgándose con un libro donde dos historias con 100 años de diferencia se van entrelazando para entregar una obra de mujeres fuertes, que sufren, que aman y que comparten un lazo sin saberlo. El tiempo se encargará de abrir una caja de Pandora que pondrá en su momento las cosas en su lugar.

Con un inicio que abre muchas interrogantes, conoceremos a Alma. Una joven que ha decidido cambiar su vida y lo que eso significa. Tras su regreso a Barcelona y el descubrimiento del supuesto "suicidio" de su mejor amiga, Alma tendrá que enfrentar muchas verdades guardadas en secretos, la enfermedad de su madre y tendrá que descubrir lo que su madre esconde en el fondo de su alma y que puede significar el todo para nuestra chica.
Esta obra no es romántica a pesar que tenemos pinceladas de ello, sin embargo, si habla de amor de madre, de familia y de una mujer que tendrá que esclarecer un misterio a pesar de las trabas que se encuentra.

Es en el pasado donde conoceremos el inicio de una saga de mujeres que viajan desde Australia hasta Barcelona para reencontrase con sus raíces en un país que significará angustia, pérdida y amor incondicional. Mujeres fuertes, de carácter, que pisan fuerte y tienen fe.

No me podría centrar en un solo personaje, no sería justo, a pesar de ser Alma el centro del todo. Ella es el resultado de decisiones y camios andados hace mucho, mucho tiempo.

La obra tiene una gran ambientación y se va turnando capitulo a capitulo entre el presente y el pasado. De esta manera seguimos en el presente a nuestra protagonista Alma y en el pasado viajaremos de generación en generación a estas mujeres que aguardan a ser descubiertas.

Pepa Fraile me ha dejado con una gran sonrisa satisfecha con El circulo de Alma, me ha sorprendido por el gran trabajo de investigación. Me ha roto en repetidas ocasiones por los angustiosos momentos que se llegan a vivir y el misterio que en el presente desata toda la trama que me puse más de una vez nerviosa y furiosa por la secta de la que habla y para acabar moría de angustia aunque admire a estas mujeres de pisada fuerte y corazón latente.

La pluma de la autora esta vez podría decir que además de ser adictiva se ha vuelto audaz y realmente se a mojado en esta obra que, me a dejado con un gustito contento por tan intensa lectura.

Por mi parte no tengo más que decir salvo desearos una ¡Feliz lectura!

PSSTTT PSSTT NO TE PIERDAS EL SORTEO LAS DAMAS DE PEPA FRAILE

Con este libro borro del RETO MAROMOS POLICIA


sábado, 18 de febrero de 2017

SORTEO: LAS DAMAS DE PEPA FRAILE

Buenas noches Loc@s del Romance. ¡Ya estoy aquí! Lista para invitaros con todo gusto a participar en un sorteo delicioso que Pepa Fraile y yo os traemos.

Nuestra autora BLOGFUSIÓN del mes de febrero ha decidido hacer una pequeña fiesta en vista de la gran bienvenida que le estáis dando, así que ha decidido haceros un regalo a cuatro de vosotras.

EL SORTEO ES INTERNACIONAL por lo que podrán participar todas las personas que lo deseen.

BANNER



LOS PREMIOS SON EN DIGITAL:

  • Las siete verdades de Elena
  • El secreto de Amalia
  • El nombre oculto de Cassandra
  • El circulo de Alma.
El sorteo estará vigente del día de hoy hasta el 28 de febrero día en que se dirá el nombre de las cuatro ganadoras.

Los requisitos son muy sencillos pero se tendrán que cumplir a rajatabla.
  • LLENAR EL FORMULARIO SI NO NO SE TOMARA EN CUENTA LA PARTICIPACION
  • Ser seguidor del blog (dejar la URL de su perfil o enviarme una captura de seguimiento)
  • Dejar un post que diga. ¡Viva el amor!
  • Seguir a Pepa Fraile en Facebook
  • Seguir a Locas del Romance en Facebook
  • Seguir en Twitter a Pepa Fraile
  • Seguir a Locas del Romance en Twitter

a Rafflecopter giveaway

Mucha suerte y Feliz lectura




viernes, 17 de febrero de 2017

Entrevista a Pepa Fraile

Ya estamos aquí listas para una aventura única. Febrero ha llegado y con el tenemos el placer de poder decir que la autora Blogfusión es una invitada a la que ya teníamos muchas ganas de tener por aquí y que esperamos disfrutéis tanto como nosotros.

Subid al tren que nos conducirá a nuestra cita, Barcelona nos espera y cerca de la estación la encontraremos a ella, sentada en una terraza disfrutando de un café. Al reconocernos nos sonríe con esa sonrisa cómplice que tanto la caracteriza.

Hola Pepa, ¡Ya estamos aquí! Esperamos que disfrutes con nuestra locura. Sabemos que eres una persona muy ocupada así que muchas gracias por participar con nosotras. Si alguna de nuestras preguntas te incomoda, siéntete libre de pasarla por alto y disculparnos.

Aclarados estos puntos y agradeciéndote tu presencia en este pequeño rincón nuestro del ciberespacio, comenzamos (con tu permiso) la entrevista.

LR. Pepa, antes de comenzar directamente friéndote a preguntas sobre tu obra, cuéntanos algo más sobre ti. Para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres? ¿Cómo surgió la idea de tus pseudónimos? ¿Tienen algún significado especial?
Para mí siempre es un placer estar cerca de quienes, igual que yo, aman los libros, la lectura y la escritura.
Mi nombre  es María José Fraile Colorado, fácil ponerme Pepa. Ese era el nombre de una de mis abuelas y de ahí surgió. Nací y soy de Barcelona.

L.R. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos ver a la mujer que se oculta tras el pseudónimo y su obra. Pero así entre nosotras, ¿cuál es tu color favorito? ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música específica? ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?
Tengo dos colores muy favoritos: El naranja y el verde. Ambos me
encantan.
Suelo escribir en silencio, a pesar de la capacidad de abstracción que con los años he ido adquiriendo. No obstante, si tuviera que elegir algún tipo de música me decantaría, por ejemplo, por Enya, por música celta o alguna banda sonora suave. Hay melodías que me ayudan a soñar, y cualquiera de estas lo harían.

L.R. ¿Cómo te describirías a ti misma? ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen?
Describirse es, y lo sabes, muy muy difícil, pero vamos a probar. Creo que soy alguien que pasaba por aquí…jajajaja. Bueno, esa no vale. Soy una mujer enamorada de la vida, libra para lo bueno y para lo malo, que ha logrado muchos de sus propósitos y que ha tenido la suerte de tener a su alcance muy buenos ejemplos de los fijarse. Normal y corriente, diría yo que soy.
Tres virtudes: Perseverante, optimista y luchadora desde la segunda fila. Tela…
Tres defectos: Impetuosa, visceral y un pelín obsesiva con ciertas cosas.

L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste? ¿Dónde te formaste? ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?
Mi formación es de periodista, algo que desde los diez años de edad tuve claro que haría. Nunca me he dedicado profesionalmente a ello, a pesar de haber participado en diversos medios escritos, como articulista ocasional. Me lancé al ruedo de publicar sin experiencia, así, con tanto miedo como vergüenza.. O dicho de otro modo: Con venda y sin red. Lo cierto es que no había tenido la ocasión ni el tiempo necesario para ello. La excusa perfecta: hijos pequeños (en aquel entonces), el trabajo fuera de casa, el no saber… Hace unos años realicé unos talleres de Programación NeuroLingüística para escritores.
Me encantó la experiencia y descubrir algunas cosas que incluso había hecho bien por pura intuición. En esto de escribir hay algunos ingredientes básicos, como el aceite y la sal en las comidas, y otros que vas descubriendo a medida que la experiencia te concede un grado. Estoy en primaria, y siempre me digo: Todo se andará. Algunos de esos elementos que reconozco en mi propia experiencia serían la lectura constante, la práctica, la tenacidad y la osadía de exponerte completamente desnudo para que los demás pasen…y lean. Soy una buena corredora de fondo.

L.R. Hablando sobre tu trabajo  de escritora, imaginamos que un libro no se escribe en un momento ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?
El proceso es bastante arbitrario, tengo que reconocerlo. Sí que es cierto que en estos años, desde cuando escribí mi primera novela, he adquirido ciertos hábitos y costumbres que voy teniendo en cuenta. El inicio de una obra siempre está precedido por una “chispa” que de la forma más insospechada se enciende en mi cabeza escuchando a alguien, leyendo alguna cosa, viendo algo en la televisión y, sobre todo, hablando con la gente. Eso es lo que más me atrae. Hablar con las personas. Y no hablo de una conversación forzada, no.
Después de que he “reconocido” esa chispa, mi cabeza comienza a trabajar y es cuando me convierto en una procesadora de datos, incluso de forma no consciente. La historia, esa que al final aparece en los folios, se perfila ligeramente en mi disco duro. Dejo que asome tímidamente a la luz y zasca…tiro del hilo. Aparecen subramas, personajes, situaciones… Et voilà, ese es el proceso habitual. Tirar del hilo se traduce en un mínimo esquema del arranque de la novela y en un trabajo de documentación y creación que se va sucediendo a medida que la novela se desarrolla. No sé si me explico…soy una escritora brújula básicamente, y nunca hasta la fecha he programado del todo lo que iba a escribir o a acontecer en mis novelas. Eso es sencillamente FASCINANTE.

L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de Pepa Fraile ¿Cómo

es? ¿A qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿Cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir o sueles alternarlo con investigación y algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?
Suelo escribir los fines de semana, algún día entre semana o cuando puedo. Trabajo fuera de casa y hago las veces también dentro.  Alterno escribir con documentarme, lo hago sobre la marcha. Hoy por hoy, cuando empiezo a escribir mi puesta en escena se reduce a revisar el texto y remontarme a unas páginas anteriores para seguir el hilo. Retomo con facilidad la historia. Eso sí, como soy de culo inquieto no puedo permanecer demasiadas horas frente al ordenador haciendo lo mismo. Me levanto, me siento, reviso, consulto páginas, entro en redes sociales…no paro quieta.

L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?
Lo he dicho en alguna ocasión. El libro que me atrapó siendo una niña fue Heidi y a partir de ahí, tenía diez años, no he vuelto de dejar la lectura, aunque haya habido épocas de todo. Descubrí las emociones que la palabras consiguen cuando te adentras en una historia. Lo compré porque era una lectura de nuestra profesora del colegio. Mi querida señorita Pilar. Una mujer estupenda.

L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti el hombre ideal? ¿De qué forma esperarías que te conquistaran? ¿Eres una mujer que disfrute de flores y bombones o prefieres algo menos convencional? ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él? Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya? ¿Tiene hermanos? (jajajaja)
Flores y bombones: Me gustan pero prefiero las joyas…jajajaja aunque nada de eso me conquista en realidad. Hay otras cosas, y no son materiales, que me atrapan sin remedio.
Una película que me enamoró: Oficial de Caballero. Hubiera querido estar en brazos de ese Richard Gere que todavía hoy en día me causa mariposas en la boca del estómago…y hasta más abajo…jajajaja.
Un hombre que me enamoró: El mío, con el que llevo más de la mitad de mi vida…que no es moco de pavo. No es perfecto, pero anda que yo…jajajaja y se parecía un poco a Richard Gere

L.R. Imaginamos que como escritora, fuiste ávida lectora de autoras ya consagradas. Dinos ¿alguna autor/a o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir? ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)? ¿Hay
algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano? ¿algún subgénero que digas "esto no es para mí"?
A la primera pregunta ya contesté y referentes tengo muchos, aunque no soy consciente de que ninguno me haya marcado especialmente. He leído autores sudamericanos, españoles, catalanes, ingleses…no sabría decirte. Tengo una especial debilidad por algunas autoras como Julia Navarro, o Matilde Asensi, Kate Morton o incluso Kamilla Lackbeerg y algún autor del que siempre estoy deseando que publique para leerlo. Él es Ruiz Zafón. También he leído autores iberoamericanos como Isabel Allende y Paulo Coelho, y aunque nombrara a centenares de ellos siempre me dejaría alguno, así que ahí lo dejo.
Hay algún género que sí que se me resiste, pero quizás porque lo he probado poco. Es bueno leer de todo, y procuro hacerlo, aunque es cierto que si te tomas la lectura como un puro deleite acabas decantándote por lo que te gusta.

L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritora. Pero antes de decidir publicar tu primer "libro" ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de Pepa Fraile? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?
Que va, nunca gané nada porque nunca me presenté a nada. Tampoco

había escrito tanto como para hacerlo. Lo mío ha estado siempre en la cabeza hasta que me lancé del todo a la piscina. Con la ropa puesta y sin flotador. Así de osada que es una. Lo que siempre tuve claro es que llegaría este momento. Lo visualicé muchísimas veces.

L. R. ¿Cuál fue tu primera novela y cómo surgió la idea? ¿Cuánto tardaste en terminarla? ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza? ¿Cuál es tu escena preferida? ¿Recuerdas el momento en que la escribiste o fue producto de un intervalo de "éxtasis de escritor"? ¿En qué momento decides compartir esta con el mundo?
Mi primera novela ha sido LAS SIETE VERDADES DE ELENA, y vio la luz tras unos cuantos años en los que solo había un borrador y una idea a la que no sabía cómo darle forma. Tarde mucho tiempo, más de cuatro años, aunque lo cierto es que cuando tomé la directa fueron alrededor de diez meses de escritura intensa. El personaje más irreverente, sin duda, Álvaro. Un secundario y un tirano encantador. No es que me diera dolores de cabeza, es que me dio rabia todo el tiempo.
La escena preferida es la de un reencuentro…ohhhh sonrío cada vez que la recuerdo y tengo muy presente el momento en el que sucedió. Fue muy difícil olvidarlo y fue fruto de mucho darle vuelta a la cabeza para concebir ese momento.
Elena vio la luz en 2013. Primero en versión digital y con una portada completamente distinta a la que tiene ahora. La primera, mucho más simbólica y abstracta. Muy pensada, muy como es la protagonista: Unas líneas dibujadas a golpes de experiencia. Después llegaron la versión papel de la novela y una portada excelente, muy acorde con la esencia de la historia que se cuenta y desde luego mucho más comercial. Fue algo que me costó entender, lo sé. Mi diseñadora, Alicia Vivancos, lo padeció jajajajaja.

L. R. Dentro de tu obra, creemos que merece mención los títulos que tienen, todos ellos llevan nombre de mujer. ¿Es algo planeado? ¿Podríamos decir que cada nombre marca de algún modo el camino que vas dirigiendo? ¿Cómo es que decides estos títulos?
No es algo que planeara hasta la tercera novela. Surgió. Desde luego, mis protagonistas son mujeres hasta la fecha y los títulos tienen que ver con alguna de sus experiencias vitales. Ellos, los títulos nacen en algún momento de la redacción, no sé, así como si pasaran por delante de mi cabeza. Seguramente esta circunstancia acabará cambiando…ya se verá.

L. R. Hablemos de El secreto de Amalia, si bien el libro de Elena es duro por sus verdades, nos encontramos con este segundo con un nudo un tanto distinto. Hablamos de una obra que mezcla una historia curiosa un tanto paranormal que puede ir marcando una trama que nos pone los pelos de punta. ¿Cómo es que surge? ¿Qué parte te ha resultado más complicada? ¿Tienes alguna anécdota que contarnos?
El secreto de Amalia es mi novela más tierna, siempre lo digo. Quise entrar en un mundo que para mí siempre ha sido motivo de curiosidad. Un tema que me causa el mismo respeto que atracción, que es mucho. Intenté situarme en estas cuestiones tratando de darles una veracidad y una normalidad que creo que se merecen. Sé de buena tinta que, aunque no es una novela de miedo, algunos pasajes causan un cierto “repelús” en los lectores. Imagina que ves a alguien que hace muchos años que murió y lo tratas como a alguien con quien puedes conversar. Y además ese ser te ha elegido a ti para que lo ayudes a que pueda esclarecerse la verdad de algunas situaciones que quedaron ancladas en el tiempo…
No me resultó nada complicada y tengo que reconocer que disfruté mucho narrando, con pequeñas licencias que me permití, las aventuras de Amalia en una casa en la que sí veraneé un año con mi familia. Desde que escribí esta novela, no veo con los mismos ojos el tan entrañable e inocente juego de la Oca, no digo más.

L. R. Seguimos con El nombre oculto de Casandra, donde encontramos un personaje ya entrando en la madurez y una narrativa diferente a los dos anteriores. ¿Nos podrías hablar de esta obra? ¿Encontramos algún reflejo tuyo en esta obra? ¿Qué personaje te resultó más complicado desentrañar?
Hablamos de mi obra más cañera, más intimista, más arrancada de las entrañas. Bajo una narrativa que describe las vicisitudes, aventuras y desventuras de una mujer madura que se viene arriba, he querido darle vida a todas esas mujeres capaces y aptas para lo que se propusieran, y a las que se les han sido vetadas demasiadas cosas, incluidas las decisiones que atañían a su felicidad y a ese atrevimiento que tantas veces permanece escondido en el baúl de las cosas
prohibidas.
Está escrita en primera persona. Necesitaba acercarme a ella lo máximo posible, a sus sentimientos, a sus caprichos y a esa sensación de vértigo que experimenta a lo largo de la historia que se cuenta. Necesitaba hacerme su cómplice para que me lo contara todo. Sé de lo arriesgado que es eso entre los lectores, a quienes les gusta más por lo general la tercera persona.
Es una novela que contiene algunos aspectos políticamente NO correctos, lo sé, pero así tenía que contarla. El personaje más difícil ha sido Asier, el protagonista masculino. En él se reflejan la juventud, la impaciencia, la inteligencia, la capacidad de amar…ha sido muy agradable conocerlo.
  
L. R. Llegamos a tu libro estrella, EL CIRCULO DE ALMA el que actualmente acaba de nacer y que converge en pasado y futuro.  ¿Resultó muy difícil realizar el trabajo de investigación para este libro específico? ¿Está basado de alguna manera el mundo que surgió, de los datos que encontraste o fue el proceso inverso, primero creaste y luego investigaste lo que te faltaba?
Alma es una historia entrañaba y dura al mismo tiempo. En este caso no solo hay una protagonista, sino que narro las vidas de una saga de mujeres.  En todas mis novelas hay una parte de documentación necesaria que todo autor tiene que llevar a cabo y, si bien con Las siete verdades de Elena aprendí mucho acerca de los temas que aparecen en la historia, con El Círculo de Alma me he paseado por la España del siglo XX y los últimos coletazos de la Fiebre del Oro Australiana. Ha sido más complicado, sobre todo porque las historias nacen en puntos muy distintos y he tenido que hacer un ejercicio mayor para darles un sentido a ambas. 
El personaje principal, Alma, ya vivía en mi cabeza, y algunas de sus circunstancias vitales también antes de darle todo lo que llegó después: Algunas de sus características, razones, un entorno, una época, un punto de partida y un final. Me siento muy satisfecha del resultado, la verdad.
L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?
La vida es tan rica en contrastes y contradicciones que mis personajes están creados a partir de las características de las personas con las que nos debemos cruzar cada día. Gente corriente, no hay súper héroes ni súper heroínas. Y siempre se cumple aquello de que la realidad supera la ficción. Por más extraño que nos pareciera un personaje, hablamos de ficción, siempre podríamos comprobar que ha existido o existe.
Nunca asocio, no lo hecho hasta el momento y no por eso lo descarto definitivamente, mis personajes a actores o personas conocidas. Son ellos mismos, dibujados en mi mente de carne y hueso, los que se convierten en protagonistas y actores de su propia novela.

L. R. Ahora te dejaremos un momento con nuestras lectoras para que les escribas algunas líneas si te apetece.
Queridas lectoras…y lectores, que algunos también me consta que me leen. Sois parte muy necesaria en nuestro camino.
Los que inventamos historias nos desprendemos de ellas en el
momento en el que, al darles alas, las dejamos volar hasta vosotros, entrando así en la intimidad de cada uno que se sumerge en las líneas de esas vidas que escribimos con el corazón para que lleguen al Alma.
La única palabra que se me ocurre, y no por repetida es menos cierta, es
G R A C I A S.

Hasta aquí nuestras preguntas, Pepa Fraile. Te agradecemos muchísimo el tiempo que has dedicado a contestarnos, sabemos que eres una persona muy ocupada y esperamos (y deseamos con todas nuestras fuerzas) que todo el trabajo que tienes entre manos, te reporte el mayor éxito del mundo.

Un abrazo de parte de Locas del Romance y ¡Hasta pronto!
Gracias a vosotros por dejarnos seguir ahí.
Muchas suerte y muchos éxitos!
Pepa Fraile  2017






jueves, 16 de febrero de 2017

Aperitivos literarios: Confiaré en ti -Kristan Higgins-

Volvemos con los aperitivos, la verdad es que me encontré con esta maravilla y me dije.... No podemos olvidarnos de ella, porque quiero descubrir a la autora: Kristian Higgins.
CONFIARÉ EN TI.

Emmaline Neal necesita una cita. Solo una. Alguien que la acompañe a la boda de su ex novio en Malibú. Pero hay poco donde elegir en una loca- lidad como Manningsport, de setecientos quince habitantes. De hecho, opción solo hay una: el rompecorazones del pueblo, Jack Holland. Todo el mundo le conoce, y él no se hará ninguna idea equivocada... Después de todo, Jack nunca se interesaría en una mujer como Em. Y menos cuando su guapísima ex mujer anda por ahí, tratando de repescarlo desde que él se convirtió en un héroe al salvar a un grupo de adolescentes.
   Sin embargo, durante la celebración de la boda las cosas dan un giro inesperado —y apasionado—. Aunque, bueno, solo habrá sido una noche loca... Jack es demasiado guapo, demasiado popular, como para acabar con ella. Pero, entonces, ¿por qué es con ella con quien se atreve a hablar de sus sentimientos más profundos y secretos? Si va a ser el hombre de sus sueños, tendrá que empezar por creerle... 

¿Verdad que llama mucho? Vamos a ver si el pichurro entiende la indirecta muajajaja ¡Qué ya viene el 14 de febrero! 



miércoles, 15 de febrero de 2017

Entrevista a Lucía Herrero

Muy buenas noches Loc@s del Romance. ¡Ya ha llegado el mes más romántico del año y para nosotras el mes de nuestro aniversario! Eso significa que tenemos la obligación de seguir trayendo más secciones y autoras para disfrute de tod@s vosotros.

En este caso, esta vez tenemos el gusto de contar con una invitada especial. Una pelirroja encantadora de sonrisa peligrosa y pluma deliciosa que seguro os va a conquistar. Ella se ha dado a conocer como una autora autopublicada que nos ha ido enamorando con historias y personajes reales y dignos de mencionar.

Os invito a venir a nuestra cita, esta vez es una casita de té donde ella nos espera con esa mirada vivaracha que esconde muchos secretos. Ante nosotros tenemos a Lucia Herrero.

L.R. Hola Lucia, Buenas noches, antes que nada muchas gracias por participar en este espacio, pues sabemos que eres una persona muy ocupada.

Si alguna de nuestras preguntas te incomoda, siéntete libre de pasarla por alto y disculparnos.

Aclarados estos puntos, comenzamos (con tu permiso) la entrevista.

Antes de comenzar directamente friéndote a preguntas sobre tu obra, cuéntanos algo más sobre ti. Para aquellas que no te conozcan. ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿De dónde eres? ¿Cómo surgió la idea de tus pseudónimos? ¿Tienen algún significado especial?

L.H. Buenas noches y, antes que nada, muchísimas gracias por invitarme.
Mi verdadero nombre es Lucía, aunque mi apellido real prefiero mantenerlo en el anonimato. Soy de San Sebastián. Y la idea de mi seudónimo, pues surgió barajando posibilidades. Probé con apellidos de mis abuelos porque quería mantener algo mío, pero, o no me convencían, o ya había alguien que se llamaba así. Entonces mi marido me propuso usar su apellido como seudónimo. Y eso hice, al estilo americano, jajaja…

L.R. Respecto a tus gustos personales, imaginamos que a través de los libros y de determinados personajes, en muchas ocasiones podemos
ver a la mujer que se oculta tras el pseudónimo y su obra. Pero así entre nosotras, ¿cuál es tu color favorito? ¿Sueles inspirarte con algún tipo de música específica? ¿Se podría decir que hay algún grupo concreto o solista que de alguna forma haya influido o interferido con tu espíritu creador?
L.H. Mi color favorito es el azul, junto con el no-color, el negro. No puedo decirte que me inspire con una música en concreto. Me gusta la música rock y heavy, pero escucho un poco de todo. Hay una canción para cada momento y estado de ánimo.

L.R. ¿Cómo te describirías a ti misma? ¿Qué tres virtudes y qué tres defectos crees que te definen?

L.H. No es fácil describirme, soy complicada, jajaja… Diría que soy coherente, sincera, directa, tenaz, positiva y proactiva. Parece que he mencionado seis virtudes, ¿verdad? Pues en realidad pienso que las virtudes y defectos son un poco relativos. Ser sincero y directo no siempre es bueno, porque no todo el mundo pregunta para escuchar lo que piensas de verdad, sino lo que quiere oír. Y respecto a mi tenacidad, si preguntas a mi madre te dirá que es cabezonería. Es probable, pero yo prefiero verle el lado positivo.

L.R. Una de las cosas que siempre nos ha llamado la atención de los escritores y que nos pica la curiosidad (admitámoslo, somos cotillas al máximo), es conocer la formación que poseen los autores que tanto nos enamoran. ¿Podrías contarnos algo sobre esto? ¿Qué estudiaste? ¿Dónde te formaste? ¿Has hecho cursos específicos para escritores o todo es talento natural y trabajo?

L.H. La verdad es que nunca he hecho ningún curso de escritura. Estudié Turismo, que es una carrera fantástica para jugar al Trivial, y probablemente también para escribir, porque te da una culturilla general bastante amplia. Además, soy de letras, con lo que al menos en el bachillerato tuve cierta formación en lengua y literatura. Por otra parte, ya de niña era lectora compulsiva, con lo que siempre he tenido un buen dominio del lenguaje. También soy muy perfeccionista y me gusta aprender y superarme. Leo cualquier cosa a la que crea que le puedo sacar algún provecho, así que también leo de forma habitual artículos y manuales para escritores que, la verdad, encuentro bastante útiles. Diría que lo mío es talento natural, trabajo, curiosidad y afán de superación. Siempre se puede seguir aprendiendo.

L.R. Hablando sobre tu trabajo  de escritora, imaginamos que un libro no se escribe en un momento, tus obras como Lucía Herrero nos sorprendes y emocionas  con nuevas historias. ¿Cuál es el proceso que sigues para crear estas joyas de la literatura romántica? ¿Qué proceso mental/físico o extrasensorial tiene lugar para que des a luz a tu obra?

L.H. El proceso que siguen mis historias es unas veces más largo y otras más corto, pero en general se resumiría en lo siguiente: tengo una idea, que normalmente incluye un par de protagonistas y una situación. A veces es una historia resumida en tres líneas, otras veces solo un punto de partida. El caso es que, a partir de ahí, me dedico a darle vueltas a esa idea: cómo son los protagonistas, sus deseos, sus miedos, cómo reaccionan el uno al otro en la situación que voy a hacerles vivir… Cuando empiezo a conocerlos, hago fichas de personajes y un guion básico, y luego sigo dándole vueltas hasta que la historia está más o menos montada en mi cabeza. Entonces empiezo a escribir. A menudo, cuando la novela ya está en marcha se me ocurren giros o relaciones entre personajes secundarios que hacen la historia más interesante. Voy escribiendo y repasando lo que he escrito en los días anteriores. Si tengo que parar por unos días, o me atasco, la releo desde el principio y la voy corrigiendo de nuevo. Me ayuda a retomar el hilo. Y cuando la termino, la corrijo entera otra vez. Luego la dejo en reposo y la vuelvo a corregir de nuevo. ¿He dicho ya que soy bastante perfeccionista?

L.R. Trasladémonos ahora a un día en la vida de Lucia Herrero ¿Cómo es? ¿A qué hora del día sueles ponerte escribir? ¿Cuántas horas de duro trabajo supone un día cualquiera? ¿Dedicas todo ese tiempo a escribir o sueles alternarlo con investigación y algún otro asunto? ¿Qué elementos de tu vida, de tu alrededor (tangibles o no), suelen servirte de inspiración o cortarla de raíz?

L.H. Como suelo decir cuando la gente me pregunta de dónde saco el tiempo para escribir, “mi vida empieza a las diez de la noche”, que es cuando se acuestan mis hijos. Trabajo ocho horas a jornada partida de lunes a viernes, con lo que, como comprenderéis, no me queda mucho tiempo. A mediodía, a veces aprovecho para planificar alguna escena o retocar algún personaje en mi cabeza, en el trayecto del trabajo a casa y de casa al trabajo. A veces escribo algo en una libreta y luego por la noche lo paso al ordenador pero, por lo general, escribo por la noche. Hay días en que no puedo hacer nada, salvo quizás pensar un poco en la historia, y días en los que puedo escribir un par de horas. Prefiero no tener que investigar mucho una vez que empiezo a escribir, porque es fácil dispersarse.
Respecto a la inspiración, no creo que haya nada que la corte de raíz, aunque hay muchas cosas que te enredan y te impiden aprovechar el tiempo, como las redes sociales. A veces son fuente de inspiración, porque son muy visuales y una imagen te puede dar una historia si te cala lo suficiente. Pero también te puedes pasar horas perdiendo el tiempo. A mí la inspiración me llega sobre todo cocinando, conduciendo o caminando. Lo creáis o no, es cuando se me ocurren las mejores ideas.


L. R. Viajemos al pasado por un momento, a esa primera vez (que tú recuerdes) con un libro entre tus manos. ¿Qué edad tenías, qué libro era y de qué forma te marcó? ¿Recuerdas quién te lo dio? ¿A quién echarías la culpa de tu afición a la lectura y la escritura?

L.H. No puedo recordar la primera vez con un libro entre las manos. Mi madre siempre nos compraba libros, se hizo socia del Círculo de Lectores y siempre nos animaba a leer. Una de las primeras colecciones que recuerdo era una de cuentos infantiles, “Miniclásicos”, que eran doce libros de diez cuentos cada uno. Me la llevé a mi casa y mis hijos ya los han leído todos. Aunque, si tuviera que echar la culpa a un libro, te diría que fue “La historia interminable”, de Michael Ende. Lo leí en tres tardes, sentada en la mecedora de mi abuela desde que llegaba del colegio hasta que me llamaban para cenar. Me deslumbró. Creo que fue entonces cuando decidí que quería escribir, que yo también quería contribuir a que Fantasía siguiera creciendo.

L.R. Como románticas empedernidas que somos, hay ciertas preguntas que no podemos evitar y esta es una de ellas: ¿Cómo es para ti el hombre ideal? ¿De qué forma esperarías que te conquistaran? ¿Eres una mujer que disfrute de flores y bombones o prefieres algo menos convencional? ¿Alguna película/libro favoritos (léase: Disney, cuentos de hadas, ranas que se transforman...) que hayan influido en tu forma de ver el amor y en lo que esperas de él? Y lo más importante de todo... ¿Lo has encontrado ya? ¿Tiene hermanos? (jajajaja)

L.H. El hombre ideal no existe, porque todas esperaríamos que fuera perfecto, y entonces sería un rollo, y además nos haría sentir fatal porque se notarían aún más nuestros propios defectos, jajaja… Creo en los hombres reales, con virtudes y defectos. Me conquista la honestidad. Y, desde luego, me encantan las flores y los bombones. Mi marido acostumbra a mandarme flores en los aniversarios, pero cualquier otro detalle vale igual. Hace poco me sorprendió con una cajita de té de degustación que había visto en un viaje de trabajo al pasar por un escaparate. Me encanta el té y me lo compró sin ningún motivo especial. Esos detalles me conquistan.
Respecto a mi forma de ver el amor, no creo que ningún libro ni película haya influido porque he leído mucho y, por fortuna, soy capaz de ver que todos los protagonistas tienen defectos, hasta en los cuentos de hadas. Y sí, lo he encontrado (o al menos eso creo hasta la fecha, jajaja) y no, no tiene hermanos, lo siento.


L.R. Imaginamos que como escritora de romance, en primer lugar y antes de decantarte por este género, fuiste ávida lectora de autoras ya consagradas. Dinos ¿alguna autora o libro te marcó de forma especial, haciéndote decidir escribir novela romántica y no novela negra, fantástica o histórica (o cualquier otro género)? ¿Qué libro es para ti, a día de hoy, tu principal referente (ese que no puedes parar de leer)? ¿Hay algún género literario en especial que seas incapaz de leer o rechaces de antemano? ¿Y en novela romántica, algún subgénero que digas "esto no es para mí"?

L.H. Como lectora pasé directamente de las novelas infantiles y juveniles a la romántica, así que difícilmente podría haber escrito otra cosa, aunque también he leído fantasía y ciencia ficción, pero en menor medida.  Si mal no recuerdo, una de mis amigas leyó una novela de Johanna Lindsey que cayó en sus manos, y fue pasando de una a otra hasta que la leímos todas. Buscamos más y nos hicimos asiduas a la biblioteca municipal. Leí prácticamente todo lo que había de romántica histórica. Johanna Lindsey sigue siendo una de mis autoras favoritas, aunque no podría dar un único libro como referente.
No hay ningún género literario que rechace de antemano porque soy de las que procuran no decir “de esta agua no beberé”. En general no me atraen ni las biografías, ni el ensayo, ni la novela negra, y tampoco las de terror, pero nunca se sabe qué me va a apetecer leer (o escribir) mañana.
Dentro de la romántica no descarto ningún subgénero, supongo que por eso no me cansa, porque hay muchísima variedad. Quizás el que menos me entusiasme sea el chick-lit. Igual es que tengo un sentido del humor un poco “vasco”.


L. R. Centrémonos ahora en tu trabajo de escritora, pero antes de todo esto, antes de decidir publicar tu primer libro ¿hay algún secreto oscuro en el pasado de Lucía Herrero? ¿Escribiste algún artículo para alguna revista, alguna redacción ganadora en el colegio, un cuento... cualquier cosa? ¿Nos hablarías un poco de ello?

L.H. ¿Secreto oscuro? Jajaja… La verdad es que hubo un cuento en el colegio. Tuve un profesor de lengua que nos hizo escribir una historia para un concurso (que no gané, por cierto). Yo escribí una sobre un
elfo de la que no recuerdo mucho más. Me hizo sudar tinta, porque me señalaba todas las cosas que yo me sacaba de la manga, y me preguntaba “¿Y esto por qué?”. Yo le contestaba a veces: “No sé, porque sí”, y recuerdo que me dijo: “No, nada de «porque sí». En una historia todo tiene que tener un porqué, todo debe aportar algo, y si no, sobra. Y te lo digo porque se nota que te gusta escribir, así que si puedes hacerlo mejor, tienes que hacerlo mejor. No me vale un «porque sí»”.
 
L. R. ¿Cuál fue tu primera novela y cómo surgió la idea? ¿Cuánto tardaste en terminarla? ¿Qué personaje resultó más irreverente y te dio más dolores de cabeza? ¿Cuál es tu escena preferida? ¿Recuerdas el momento en que la escribiste o fue producto de un intervalo de "éxtasis de escritor"? ¿En qué momento decides compartir esta con el mundo?

L.H. Mi primera novela fue “Depredador” y el primer borrador lo escribí en tres meses. Escribía y corregía todos los días, me tenía completamente absorbida. Si algún personaje me dio dolores de cabeza, ese fue Rafa. Como personaje es fantástico, porque enseguida tomó las riendas de la historia y hacía literalmente lo que le daba la gana. Me divertí mucho con él. Tengo muchas escenas preferidas, pero quizás destacaría una que marca un hito en la novela: ese fin de semana en que confiesa que siente algo por Laia pero no se atreve a ponerlo en palabras. Es el primer indicio de que se está enamorando hasta las trancas y está aterrorizado. No recuerdo especialmente el momento en que la escribí, aunque probablemente ya la tenía en la cabeza para cuando la pasé al ordenador.
Respecto a lo de compartirla… Para cuando tuve la cuarta novela terminada decidí que iba siendo hora de animarme a publicar. No empecé por la primera, sino por la segunda, que fue “Empujones del destino”. Me parecía que podía abarcar un público mayor, ya que Depredador tiene mucha más carga erótica.

L. R. Has saltado de una novela con personajes fuertes y ya adultos por entero a una novela con toques más dulces como lo es LA TENTACIÓN MAS DULCE que se podría catalogar como New Adult ¿Cómo surge en general la? Hay un personaje que me ha conquistado y es el de la niña, que encima logra tener y mantener esa postura infantil ¿Qué tan complejo fue para ti optar por un personaje así? ¿Qué es lo que más te costó escribir y lo que más disfrutaste? ¿De dónde sacas tus ideas para esas escenas de alto contenido erótico? ¿Te
resulta difícil escribirlas?

L.H. La tentación más dulce llevaba años en mi cabeza. Es una típica fantasía de “chica joven seduce a hombre mayor”, aunque en realidad tampoco se llevan tantos años. Los personajes dieron muchas vueltas en mi imaginación hasta encajar en John y Carlota, pero cuando los tuve, la historia salió sola. Son dos personajes fuertes, sobre todo ella, que es fantástica. La niña estaba en la historia desde el minuto cero porque es el nexo de unión, y la verdad es que no me costó mucho crearla porque mi hija tenía la edad de ella cuando comienza la novela, y mi hijo la edad que ella tiene durante todo el desarrollo de la trama. Tenía a mano las referencias de comportamiento y vocabulario.
Lo que más me costó escribir fue probablemente la depresión de Emma. No soy nada dramática, y lo pasé muy mal por la pobre niña.
Las ideas para las escenas eróticas salen de los personajes. Yo opino que si un personaje es sólido, lo pones en una situación y él solo te da la escena, porque reacciona al estímulo. Igual hay gente a la que eso le suena a locura, pero muchos escritores me entenderán. Llegado el momento, te metes en la piel del personaje y actúas como lo haría él o ella, no piensas en qué harías tú. Lo mejor, de hecho, es no pensar demasiado y dejarse llevar por el papel.


L. R. Sabemos que tienes una obra llamada Depredador, la segunda novela larga que has escrito. ¿Cómo llegó a ti la idea? ¿La musa te dio muchos dolores de cabeza o tenías ya una base completa?

L.H. La idea de Depredador surgió de dos hechos aislados: una cena de amigas y una feria en Madrid. Son dos escenas de la novela. Un día salí de cena y de marcha, y no, no me encontré ningún Rafa, pero la idea vino a mí en forma de relato. No quería que Rafa se colgara la medallita a las primeras de cambio, así que se me ocurrió junto con la segunda escena, la feria, que él fuera de otra ciudad. La distancia me dio el argumento en cuanto los personajes empezaron a desarrollarse. Es una historia de idas y venidas que van conformando una relación que con cada viaje se hace más profunda. La musa me lo puso fácil porque, como ya he dicho antes, Rafa es un personaje fantástico. Le adoro.
   
L. R. ¿Sueles poner cara a tus personajes? ¿Actores o personas con las que te cruzas un día, que conoces... o todo nace de tu imaginación? ¿Cómo y de dónde salen estos hombres y mujeres que nos atrapan con sus vidas?

L.H. Suelo poner cara a casi todos mis personajes, aunque por ejemplo Rafa y Laia salieron directamente de mi imaginación. Por lo demás, casi todos cogen un poco de aquí y otro de allá. Algunos tienen parte de personas reales que me he cruzado en alguna ocasión, incluso aunque no conozca sus nombres. Otros se ponen la piel de un actor, o modelo. La inspiración tiene muchas formas.

L. R. Vamos a ver si caes. ¿Tienes alguna novedad y noticia para compartirnos aquí en confianza?

L.H.  Espero tener pronto una novedad y noticia en forma de colaboración en una antología para la que todavía no tengo fecha. En lo que a novelas se refiere, tengo una paranormal que me gustaría que viera la luz este año, aunque no puedo asegurar nada. Y estoy trabajando en una Time Travel que tampoco puedo precisar cuándo estará acabada ni qué haré con ella, así que, como veis, no puedo decir gran cosa, jajaja…

L.R. Lucía te dejamos con nuestr@s lector@s para que les dejes un mensaje.

L.H. ¿Un mensaje? ¡Huy, qué difícil! Pues nada, que, si han llegado hasta aquí, gracias por su interés y su paciencia, porque anda que no me he enrollado ni nada… jajaja. Y que espero que se animen a leer alguna de mis novelas si es que no lo han hecho aún. Y si, además de vuestr@s lector@s, resulta que también son mí@s... Pues que les agradezco  infinitamente la confianza depositada en mí y en mis historias y que espero no defraudarl@s en las que vengan en un futuro.

¡Un abrazo y millones de gracias!

Un abrazo de parte de Locas del Romance y ¡Hasta pronto!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...